Thinstock
"Necesito saber qué ves sobre los ojos cansados y el pelo revoltoso la mujer de quien te enamoraste hace varios años", dice en su carta.

A mi marido, ahora que soy mamá

(TODO BEBÉ).- A veces nos perdemos tanto en la rutina del hogar que, vamos alejándonos poco a poco de esa mujer o esposa, que solíamos solíamos ser antes de convertirnos en madre. Asi lo piensa también la bloguera y escritora Becky Thompson, quien al caer en cuenta de todos esos cambios, escribió una maravillosa carta para su amado esposo.

Vale la pena leerla completa (pero antes ve por tu pañuelo):

“Necesito que sepas, que lo siento. Lo siento por todas las veces que es más fácil simplemente prestar atención a los niños. Lo siento por todos los días y semanas que no he invertido en nosotros. Siento haber puesto nuestra relación a un lado mientras intento descifrar como cuidar a nuestros pequeños niños.

No sé cuándo pensé que tendría suficiente tiempo. No sé cuándo pensé que todo volvería a tranquilizarse, y podría nuevamente dedicarme a nosotros. Pero puedo ver ahora que no se podía.

Siempre habrán niños que me necesiten, que nos necesiten. Lamento no haberlo entendido antes. Estoy sinceramente arrepentida por todas las veces que di por sentado nuestro amor y tu presencia. Necesito que sepas que ahora me he dado cuenta de esto, y recordaré estas palabras todos los días.

Tras todo este tiempo, necesito saber que todavía me recuerdas. No la persona que se siente sobre pesada, que está haciendo tantas cosas mal y que está constantemente decepcionando a alguien.

Necesito saber que me recuerdas como era antes de ser una mami, porque algunos días yo no lo hago.

Necesito saber qué ves sobre los ojos cansados y el pelo revoltoso la mujer de quien te enamoraste hace varios años.

Hay días que me veo al espejo y no puedo verla más. Necesito que me recuerdes que cuando me miras, no te has olvidado de ella. Está todavía aquí en algún lugar. Simplemente ella no siempre tiene tiempo para maquillarse y bueno… ducharse… como lo hacía. Recuérdame que soy bella, aún si no te creo en el minuto.

Necesito que sepas que desearía ser más entretenida. Yo solía ser entretenida. Me preocupa que pienses que ya no soy entretenida. Solíamos reírnos mucho. ¿Cierto? Claro, ahora hay risas, pero yo sé que el estrés que viene siendo mamá me ha hecho un poco menos despreocupada y libre. Algunos días deseo que contrates una niñera y me lleves lejos. Desearía que me ayudaras a recordar cómo era ser despreocupada y libre… incluso solo por algunas horas.

Necesito que me llames por mi nombre, o amor, o cariño, o cualquier otra de las preciosas palabras que me demuestran que me quieres. Pero por favor no me llames Mami. Necesito saber que al menos para ti todavía soy Becky.

Y si es que no lo he dicho en un tiempo, te amo. No, realmente. No como cuando lo digo colgando el teléfono, o cuando sales corriendo de la puerta. Realmente te amo.

Estoy orgullosa de decir que eres mi esposo. Estoy orgullosa del hombre que tú eres y el padre en el que te has convertido. No te digo lo suficiente cuando aprecio todo lo que haces por nosotros. Gracias por tu trabajo duro, tu dedicación y paciencia. Eres tan importante para mí, y haré lo mejor para recordarte cuanto amo ser tu esposa.

Principalmente, necesito que sepas que haré todo lo posible para mantener estas palabras en mi corazón… porque me di cuenta que, antes de ser madre, yo era tuya, y no quiero nunca más volver a olvidar eso.”

Danos tu opinión