Cómo  hacer que perdure la magia de la navidad en tus hijos
Hay muchísimas ganancias psicológicas, cognitivas y emocionales que ésta época trae consigo para los niños. Aquí la psicóloga Isabel Rangel te los explica.

Cómo hacer que perdure la magia de la navidad en tus hijos

Por Isabel Rangel

 

Parece que cada vez los niños tienen infancias más cortas, la ilusión de Santa Claus no les dura ni 5 años, para cuando tienen ocho años no quieren ni ayudar a poner el árbol de navidad por estar jugando videojuegos o viendo la televisión de la forma más apática posible.

 

Muchos adultos pueden estar de acuerdo con esta tendencia, muchos adultos incluso piensan que el “mito” de Santa Claus (o el niñito Jesús o los Reyes Magos) es dañino para los niños ya que requiere que los padres mientan, o no quieren celebrar navidad con sus hijos ya que sienten que es una festividad que se ha vuelto superficial y que sólo gira en torno al consumismo. Pero hay muchísimas ganancias psicológicas, cognitivas y emocionales que ésta época trae consigo para los niños.

 

  1. Fomenta el uso de la imaginación: creer en Santa Claus hace que los niños desarrollen la fantasía, esto es beneficioso para ellos ya que aprenden a utilizar otro tipo de pensamiento lo que les dará flexibilidad cognitiva y  creatividad (esto quiere decir que podrán encontrar diferentes soluciones para problemas cotidianos o intelectuales).
  2. La temporada provee oportunidades de convivencia familiar: La vida moderna tiene una severa falta de espacios para la sana convivencia con la familia, la época de Navidad es ideal para buscar esos espacios, desde poner el árbol al son de villancicos, juntarse con tíos y primos para una cena de Nochebuena o salir juntos al parque para estrenar las bicicletas que trajeron los Reyes Magos.
  3. Fomenta el pensamiento lógico-deductivo: Cuando son un poco mayores, los niños deducen por su propia cuenta que Santa no es real, buscan evidencias y tratan de poner a sus padres “a prueba” (por ejemplo no permitiendo que ellos lean la carta que enviarán).
  4. Causa dicha: como si se necesitara de otra razón, la navidad y la fe en Santa Claus es algo que devuelve la magia de la Navidad a los adultos y hace que se esfuercen por alegrar la mañana del 25 de diciembre de sus hijos. Hay algo especial en el esfuerzo que hacen los padres por el simple hecho de disfrutar la cara de júbilo de sus hijos al ver galletas a medio morder o huellas de reno en el patio.

 

Pero la pregunta ahora que hemos visto los beneficios de la ilusión navideña, es… ¿Cómo podemos lograr que dure? Aquí unos consejitos:

 

  • Elabora un calendario navideño: Los calendarios navideños son muy divertidos y ayudan a desarrollar la anticipación, aquí hay una idea. Puede tener premios, frases o simplemente imágenes que los niños descubren cada día.
  • Para ayudar a que Santa no sea descubierto: Usa papel para envolver diferente, esconde los regalos en un lugar muy difícil de acceder para tus hijos, haz la compra navideña sin ellos presentes,  y cuida mucho tus conversaciones ya que en ellas se puede entender que tú eres quien da los regalos.
  • Utiliza la tecnología: hay muchas apps y páginas de internet para interactuar con Santa, esto puede darle a tus hijos esa imagen o evidencia que buscan.
  • Los papás somos los primeros que deben demostrar entusiasmo e ilusión: desde actividades como poner el árbol, cantar villancicos, organizar una posada, hornear galletas  y mandarle el globo con la carta a los reyes magos, nosotros debemos estar emocionados y disfrutar de la estación, los niños reaccionan mucho ante nuestros estados de ánimo.

Danos tu opinión