Iniciando el día con energía
Nuestros pequeños deben alimentarse correctamente para que tengan un crecimiento y desarrollo saludables, por ello, debemos asegurarnos que en cada comida reciban alimentos nutritivos y de acuerdo a sus necesidades.

Iniciando el día con energía

 

Nuestros pequeños deben alimentarse correctamente para que tengan un crecimiento y desarrollo saludables, por ello, debemos asegurarnos que en cada comida reciban alimentos nutritivos y de acuerdo a sus necesidades.

El desayuno juega un papel fundamental en la alimentación cotidiana, pues aporta la energía y los nutrientes que su organismo necesita para funcionar correctamente y para que puedan realizar sus actividades cotidianas.

Un desayuno completo incluye un alimento de cada grupo:

–          Cereales, entre los que se encuentran: tortillas, pan, galletas integrales, pastas, papa, etc.

–          Frutas y verduras: como calabaza, jitomate, zanahoria, papaya, melón, sandía, lechuga, pepino y muchos más.

–          Alimentos de origen animal y leguminosas, como carnes, huevo, productos lácteos, frijoles, lentejas, entre otros.

 

Te invito a realizar un “Planeador del desayuno”. Es muy sencillo, solo elabora una lista de combinaciones con los tres grupos de alimentos, por ejemplo:

 

Frutas y verduras Cereales Alimentos de origen animal y leguminosas
Jugo de naranja Pan tostado Queso panela
Plátano Hojuelas de cereal Leche o yogurt
Papaya Granola Yogurt
Sandia Tortilla Queso manchego
Jitomate Bolillo Frijoles y queso
Fruta Cereal Leche
Coctel de frutas Galleta integral Queso en cuadritos

 

Al combinar y variar los alimentos de cada grupo  estaremos aportando diferentes nutrimentos que son relevantes durante la etapa de crecimiento.

Dentro de los alimentos del grupo de los productos de origen animal, se encuentran los productos lácteos, los cuales aportan importantes nutrimentos para los pequeños, entre los que se encuentran proteínas, calcio y otras vitaminas y minerales, que ayudarán a complementar su alimentación.

Por eso te comparto algunos consejos que pueden ser útiles para fomentar este hábito tan importante en nuestras vidas y las de nuestros pequeños:

–          Planear el menú del desayuno con anticipación y tenerlo a la vista; asegúrate de tener los ingredientes necesarios para poder prepararlo.

–          Ofrecerle preparaciones sencillas, con cantidades mínimas de azúcar añadida, sal o grasa.

–          Deja la mesa puesta desde la noche anterior, esto te ayudará a ahorrar tiempo.

–          Despierta a tu pequeño 10 minutos antes, para que pueda disfrutar su desayuno sin prisas.

–          Involucra a tus niños en la selección de alimentos y cuando sea posible, también invítalos a participar en la preparación.

–          Conversa con él o ella, sobre como el desayuno le ayuda a tener un mejor desempeño en el kínder o en la escuela y la importancia que tendrá en su crecimiento.

–          Ofrécele pequeñas cantidades de alimento, para que pueda comer con calma.

 

El desayuno es el mejor inicio de cada mañana. Fomentarlo en nuestros hijos es nuestra responsabilidad, pero recordemos que debemos predicar con el ejemplo. Desayunemos en familia cuando sea posible. No solo ayudará al estado nutricional de nuestros niños, sino reforzará los lazos de amor y unión de la familia.

 

    Danos tu opinión