¡Cuidado con las tos ferina!
La tos ferina es una enfermedad respiratoria altamente trasmisible y común en la infancia. Hay que estar muy atentos a los síntomas, pues suele comenzar con signos parecidos a los del resfriado.

¡Cuidado con las tos ferina!

 

Por Nonantzin Martínez

 

La tos ferina es una enfermedad respiratoria altamente trasmisible y común en la infancia. En ocasiones, hay que hospitalizar al pequeño contagiado, ya que puede ser agresiva. Hay que estar muy atentos a los síntomas, pues suele comenzar con signos parecidos a los del resfriado, que podrían estar acompañados de tos leve o fiebre. Después, viene lo complicado. La buena noticia es que se trata de una enfermedad prevenible con la vacunación.

 

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, de los Estados Unidos, después de 1 o 2 semanas de presentar los síntomas iniciales, la tos ferina “puede causar accesos de tos intensos, rápidos y repetidos, que hacen que los pulmones se queden sin aire, al punto que la persona afectada tenga que hacer un esfuerzo mayor para respirar, lo cual produce un fuerte silbido. Esta tos extrema puede causar vómito y mucho cansancio”. En bebés, el único síntoma puede ser la falta de respiración, lo que ocasiona disminución en el aporte de oxígeno al cuerpo y que se manifiesta con una coloración azul. Es causada por la bacteria Bordetella pertussis y se puede presentar en cualquier época del año.

 

La pediatra infectóloga Patricia Saltigeral, por el Instituto Nacional de Pediatría, nos dice que aunque el grupo de edad más afectado por esta enfermedad son los niños menores de un año –especialmente los menores de seis meses y en quienes las complicaciones son más frecuentes–, también los adolescentes y adultos pueden padecerla, por lo que es muy importante la revacunación para protegerse y no propagarla.

 

Al respecto, la Academia Mexicana de Pediatría señala que la mayor fuente de contagio de tos ferina hacia los niños son los adultos que los rodean. “En casi la mitad de los casos, los padres son quienes contagian a sus hijos. Otras fuentes de contagio son sus abuelos, hermanos adolescentes y otros adultos que trabajan en escuelas o guarderías”.

 

Hay que recordar que la transmisión se hace de persona a persona, a través del contacto directo por mucosa o goteo de la nariz o garganta de individuos que padecen la enfermedad.

 

Evitar que aparezca

La Organización Mundial de la Salud ubica a la tosferina como “la quinta causa de fallecimiento provocada por enfermedades prevenibles a través de la vacunación”. En México, los niños reciben una vacuna contra esta enfermedad a los 2, 4, 6 y 18 meses de edad, con un refuerzo entre los 4 y 6 años de edad. La Dra. Saltigeral señala que es muy importante completar los esquemas de vacunación, ya que el niño no estará totalmente protegido hasta tener las 5 dosis de la vacuna. Sin embargo, la protección que ofrece la vacuna disminuye después de 5 a 10 años, con el riesgo de contraer la enfermedad nuevamente en la adolescencia, por lo que es importante que adolescentes y adultos se revacunen“.

 

Respecto al tratamiento, la erradicación de la bacteria se hace con antibióticos que deben aplicarse inmediatamente. El médico dará algunas indicaciones particulares del cuidado en casa, como evitar la deshidratación y mantener al enfermito alejado de agentes irritantes que pudiera provocar tos o, de ser necesario, hospitalizarlo.

 

La recuperación de la tos ferina puede ser lenta, así que hay que tener paciencia y seguir las recomendaciones médicas. La tos se espaciará y desaparecerá. Hay que estar muy atento a cualquier señal de alerta para que no haya complicaciones, como neumonía.

 

Algunos datos para tener en cuenta

  • De acuerdo con la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, los lactantes menores de un año de edad ocupan el 41% de los casos declarados de tos ferina y el 78% de los fallecimientos debido a esta enfermedad.
  • Los accesos de tos pueden durar hasta 10 semanas o más.
  • Si el médico tratante lo recomienda, una mujer embarazada necesitará ponerse la vacuna contra esta enfermedad en el tercer trimestre.

 

 

 

 

 

 

Danos tu opinión