Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

3 poderosas razones para no dejar a tu hijo en el auto

3 poderosas razones para no dejar a tu hijo en el auto

 

Todas hemos estado en la situación. Salimos a comprar, pagar o hacer algo, llevamos al chiquito en su silla, y al llegar al lugar nos damos cuenta que se quedó dormido.

Despertarlo no es una opción, pues se pondrá de muy mal humor, lo cual dificultará la tarea (que de por sí suele ser complicada con un toddler). Es ahí donde podríamos caer en la tentación. ¿Y si lo dejo dormido dentro del coche?

Vaya, son unos cuantos minutos. ¿Qué podría pasar?

Es importante que lo siguiente quede claro. Esto NUNCA es una opción.

Al bajar del auto podrías sufrir un contratiempo y tardarte más de lo planeado. Dejar a tu hijo en el coche, corre riesgos demasiado graves como para asumirlos. Según BBC.com desde 2010, casi 150 niños han muerto por golpe de calor en un auto cerrado en Estados Unidos. Algunos casos se han presentado por accidente, cuando los padres, generalmente con vidas y mentes tremendamente ocupadas, han olvidado a los niños en el auto al irse a trabajar pensando que ya los habían dejado en la guardería.

Más allá de estas terribles historias, existe mucha negligencia cuando se habla de niños y automóviles.

Debe hacerse la conciencia de que la temperatura dentro de un coche cerrado sube diez grados en tan solo diez minutos, dice Safe Kids Worldwide. Es decir, no es necesario que esté haciendo demasiado calor para que el niño encerrado dentro del auto corra un gran riesgo.

En Estados Unidos es donde se está trabajando por generar más conciencia en torno al tema (incluso hay campañas en las que se incita a romper los cristales del auto a quien encuentre a un niño encerrado en éste), pero lamentablemente esto es un problema mundial y del que definitivamente se debería estar hablando más.

Aunque sin duda la muerte es el riesgo más aterrador y del que más se habla, no es lo único que nos debería preocupar al dejar a un niño dormido en el coche.

A continuación están tres factores que muchas veces no se consideran al dejar solo a un niño en un automóvil.

 

1- Robo o secuestro

Seguramente pensarás que si dejas bien cerrado el auto, con todos los seguros puestos y las alarmas activadas, esto no puede pasar. Sin embargo, hay que pensar en todos los escenarios. Existen maneras de desactivar las alarmas y de abrir las puertas de los autos en pocos segundos. Además, si tú estás dentro de un centro comercial o supermercado, de poco serviría que sonara la alarma, pues para cuando te des cuenta que es la de tu auto, tu hijo podría estar muy lejos ya.

 

2- Daño cerebral

Si dejas a tu hijo encerrado considerando que no hace demasiado calor, las temperaturas dentro de él subirán en muy poco tiempo, el oxígeno se convertirá en monóxido de carbono y la inhalación de éstos causa daños cerebrales irreversibles.

 

3- Accidentes

Si tu hijo ya no es un bebé y es capaz de quitarse el arnés de seguridad, él o ella podría salirse de la sillita y mover el freno de mano o la palanca de velocidades, en el caso de los automóviles que no son automáticos. También podría salirse de automóvil, ser atropellado o prensarse un dedo o una mano con la portezuela.

 

Como siempre, la prevención es el camino más sencillo. Si vas a salir con tu hijo pequeño, organiza tu día para que no tengas que hacerlo en el momento de la siesta. Y si se queda dormido, usa la carriola, cárgalo o de plano regresa a tu casa.

 

Nada es más importante que la seguridad de nuestros hijos. No corras este riesgo.

 

 

Danos tu opinión

Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

Me llamo Adriana pero mucha gente me conoce como Dada. De niña soñaba con publicar algún día en el New York Times. A la fecha no lo he logrado, pero sí he escrito para Harper's Bazaar, Caras, Marie Claire, Casaviva, Women's Health, InStyle, Quién y Living de Martha Stewart. Desde el 2006 he tenido varios blogs, en 2007 me convertí en madre y hoy soy la editora en jefe de Todobebé, lo cual me permite combinar mis dos pasiones: la escritura y la maternidad. También me puedes leer en neceser.wordpress.com, un blog de maternidad y estilo de vida.