Mucho cuidado con el sarampión
De acuerdo con la Organización Miundial de la Salud, “el sarampión es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños, a pesar de que hay una vacuna segura y eficaz para prevenirlo.

Mucho cuidado con el sarampión

Por Nonantzin Martínez

De naturaleza viral y altamente contagiosa, el sarampión es una enfermedad que a ningún papá o mamá nos gustaría que se instalara en el organismo de nuestros hijos, pues es, por llamarlo de alguna manera, “muy aparatosa”, además de que las complicaciones pueden ser muy graves. Lo bueno es que tenemos herramientas muy eficaces para prevenirlas: las vacunas.

Consultamos a la Dra. Leticia Arce Fernández, médico pediatra intensivista adscrita al Centro Médico Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del seguro Social, y nos explicó que el sarampión se disemina a través de gotitas de secreciones respiratorias que son expulsadas por una persona infectada, al toser o estornudar. Si las recibe una persona no inmune a la enfermedad (no vacunada), hay contagio.

La especialista agrega que el tiempo que pasa entre dicho contagio y el inicio de los síntomas (llamado periodo de incubación) es de aproximadamente 10 días (para ser más precisos, entre 8 y 12). Todo empieza con fiebre alta para, posteriormente, desencadenar manifestaciones respiratorias como faringitis, conjuntivitis y tos, muy semejantes a un cuadro gripal, así como intolerancia a la luz (esto dura de 2 a 4 días).

Alrededor del día 10, el enfermito presentará unas manchas conocidas como “manchas de Koplik” –características del sarampión–, blanquecinas, en la cara interna de la mejilla, que permanecerán ahí aproximadamente 7 días.

Para el día 14, aparecerán erupciones cutáneas, que primero se harán presentes en la parte posterior de las orejas, y luego en cara, tronco y extremidades. 3 o 4 días después, las erupciones se volverán de color cobrizo y desaparecerán. Este último periodo dura alrededor de 7 días.

 

Cifras negativas

 

De acuerdo con la Organización Miundial de la Salud, “el sarampión es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños, a pesar de que hay una vacuna segura y eficaz para prevenirlo. Y la mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 20 años”.

Las complicaciones de las que habla la OMS son ceguera, encefalitis, diarrea grave, infecciones del oído e infecciones respiratorias graves, como neumonía. Hay que señalar que los casos graves son especialmente frecuentes en niños pequeños malnutridos y aquellos que no reciben aportes suficientes de vitamina A, así como los que tienen un sistema inmunitario débil.

Ahora bien, si la enfermedad se llega a presentar, no existe tratamiento antiviral específico y no se recomienda uso de antibióticos, sólo de medicamentos de soporte para bajar la fiebre, además de medidas como reposo en cama, ingesta adecuada de líquidos, humidificación del ambiente para la laringitis o cuando la tos es irritativa, protección eficaz para evitar el malestar que provoca la exposición a la luz y aislamiento, para evitar contagios.

Asimismo, si el niño contagiado tiene alguna inmunodeficiencia, le hace falta vitamina A, mala absorción intestinal o malnutrición, la Dra. Arce Fernández agrega que se debe dar vitamina A si tiene entre 6 meses y 2 años. Por supuesto, se debe evitar la asistencia a guarderías o centros escolares, así como el contacto con otros pequeños hasta 5 días después de que apareció la erupción cutánea.

 

Un seguro de protección

 

Para evitar que nuestros pequeños se vean afectados por una enfermedad tan complicada como es el sarampión, la Dra. Arce Fernández enfatiza en la gran responsabilidad que tienen el médico pediatra y los servicios de salud de concientizar a la población sobre la necesidad de vacunarlos.

En el caso del sarampión, la vacuna que se aplica para evitarlo es la triple viral (que es contra sarampión, parotiditis y rubeola). La primera dosis se otorga a los 12 meses, con una segunda a los 6 años. “Para garantizar la inmunidad y prevenir posibles brotes, se recomiendan 2 dosis de la vacuna, puesto que aproximadamente un 15% de los niños no adquieren inmunidad con la primera dosis”, señala la especialista. 

Después de  7 a 10 días  de administrada la vacuna, puede presentarse, como reacción normal, fiebre leve y erupciones en todo el cuerpo, pero éstas desaparecerán después de 1 a 3 días.

 

 

 

 

 

    Danos tu opinión