Isabel Rangel

Proyecto Lucas

Collares de ámbar para la dentición ¿realmente funcionan?

Collares de ámbar para la dentición ¿realmente funcionan?

 

 

Últimamente he visto a muchos bebés usando unos collares dorados, son collares de ámbar, y sus padres se los ponen porque supuestamente ayudan a aliviar las molestias asociadas con la dentición. Yo me considero una escéptica consumada, así que la idea de un collar de ámbar que desinflama y calma el dolor me parece un tanto cuanto sospechosa, pero conozco a muchas mamás que juran que les han funcionado, así que he decidido otorgarle a este collarcito el beneficio de la duda e investigar antes de despotricar contra él sobre varias cuestiones que llaman mi atención en relación a este remedio, aquí lo que encontré:

 

  1. Es bastante obvio que los collares alrededor de los frágiles cuellos de bebés representan un evidente riesgo de estrangulamiento o asfixia en caso de ingesta. Al meterme en cientos, literal cientos de páginas que ya sea promocionan o venden este producto, encontré que la mayoría dicen contar con dos medidas de seguridad principalmente: la primera es usar un cordón que se truena al aplicar fuerza con el fin de evitar que un niño tire de él y se ahorque a sí mismo; el segundo era decir que cada una de las cuentas se anuda por separado, previniendo que se suelten al romperse el collar y puedan ser ingeridas. También recomiendan que los bebés usen el collar muy pegadito para que no puedan meter las manos entre el colar y su cuello.

 

Aunque estas medidas disminuyen los riesgos, no son confiables, porque justamente eso hacen, disminuyen y no los eliminan esos peligros por completo. Ya se hizo famoso un caso en el que una niña en Australia casi muere estrangulada con uno de estos collares. Si después de leer esto deciden seguir utilizándolos tomen precauciones y como mínimo quítenlo cuando duerme o no va a estar supervisado por un adulto.

 

  1. Origen de las propiedades curativas del collar, la mayoría de los efectos listados que encontré son verdaderamente una sarta de sandeces, hablan de vibras y energías positivas o de electromagnetismo entre otras cosas; sólo encontré un argumento que podría llegar a ser plausible, el ámbar del báltico (porque el ámbar del resto del mundo no) contiene una concentración de entre el 3 y el 8% de ácido succínico, al cual se le atribuyen efectos analgésicos y desinflamatorios.

 

A pesar de que todas las páginas hablan sobre evidencia científica que confirma los efectos de este ácido, yo no encontré ni un solo artículo con credibilidad científica en que se haya encontrado que el ácido succínico tiene propiedades desinflamatorias o analgésicas, lo único que encontré fue que es un elemento aprobado para la ingesta por la FDA de EU, lo cual no implica que su uso terapéutico esté probado, simplemente afirma que no es tóxico. Otro estudio muy citado por los defensores de este tratamiento es uno del año 2003 realizado por científicos de China, pero este estudio compara los efectos como ansiolítico del ácido succínico en ratones comparándolo con los efectos de Diazepam.

 

Pero en caso de que el ácido succínico sí funcionara para disminuir el dolor, me cuesta entender cómo lo absorbe el cuerpo, y en qué cantidades. Quienes venden el producto recomiendan que el collar siempre esté en contacto con la piel ya que la temperatura del cuerpo hace que se liberen aceites con el ácido, dudo que 36º centígrados sean suficientes para derretir el ámbar, pero como encontré que el ámbar es moderadamente  soluble en agua podría conceder que el sudor lo disuelve, pero entonces:

 

¿Cuánto tiempo puede estar el bebé en contacto con el collar? ¿Después de cuánto tiempo se le “acaba” el ácido al collar? ¿Es infinito?

 

La dosis para lograr efectividad no puede ser la misma en un bebé de 6 meses que en un niño de dos años. Si es que funciona (que de verdad lo dudo), entonces más aprensión me causa.

 

A quienes creen que funciona ¿cómo pueden tener a sus bebés en contacto con un analgésico del que tienen nulo control sobre la dosis y efectos?

 

  1. Dan gato por liebre: Supongamos que libramos todas las trabas y que comprobáramos que sí sirven los collares, la triste realidad es que la mayoría son más falsos que una bolsa de diseñador comprada en la estación del metro, son de plástico o resina, o a lo mucho de un ámbar que no es del báltico, el cual es el único que contiene ácido succínico.

 

  1. ¿Qué tan necesario es en realidad? La dentición es un proceso que si bien produce molestias, éstas no tienen ningún riesgo para la salud del bebé.

 

¿De verdad tenemos que gastar tanto dinero en cosas que reducen molestias mínimas? ¿Qué tanto vale poner en riesgo la seguridad de nuestros hijos para que dejen de babear?

 

A veces como padres somos (y con razón) muy quisquillosos sobre lo que nuestros hijos comen, usan, qué medicamentos toman, etc.  Creo que deberíamos ser igual de meticulosos y estrictos cuando usamos este tipo de remedios “naturales” que no sirven de mucho y además añaden riesgos que sí son muy reales como un estrangulamiento. Hablen con su pediatra antes que con su amiga de la oficina o sus vecinos al tomar decisiones de este tipo.

 

Y si alguien leyendo esto, me puede dar evidencia científica comprobable sobre la eficacia de estos collares, por favor mándenmela, me encanta investigar y saber más sobre estas cosas, yo por lo pronto les comparto algunas de las noticias y fuentes que encontré al respecto, lamentablemente todos están en inglés pero espero que les sean de utilidad.

 

http://www.abc.net.au/worldtoday/content/2013/s3720596.htm

https://scepticon.wordpress.com/2011/02/21/amber-teething-beads-a-few-points-to-consider/

https://scepticon.wordpress.com/2012/04/02/amber-teething-beads-a-follow-up/

http://scienceornot.net/2012/10/30/amber-necklaces-and-teething-babies/

https://www.sciencebasedmedicine.org/amber-waves-of-woo/

 

 

http://www.dailytelegraph.com.au/news/nsw/amber-teething-necklace-warning-after-toddler-nearly-strangled/story-fni0cx12-1227241809571

http://www.pubfacts.com/detail/14561530/Anxiolytic-like-effect-of-succinic-acid-in-mice.html

Danos tu opinión

Isabel Rangel

Proyecto Lucas

Encontramos información que se contradice, nos encontramos a nosotras mismas preguntando ¿Lo que dicen las revistas y la televisión de verdad nos ayuda? ¿En qué fuentes de información podemos confiar?, en mi caso personal hay veces que mi esposo y yo estamos en lados opuestos de los argumentos (por ejemplo, el eterno conflicto sobre si dejar o no llorar a Lucas en las noches) y somos capaces de encontrar información bien sustentada que apoya los dos argumentos, lo cual hace muy difícil el tomar decisiones de crianza, claro que yo puedo sacar la carta de Psicóloga y matar los suyos, muchas de ustedes no tienen ésta ventaja, pero espero yo poder dárselas.