Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

La razón por la cual una mamá abandona a su bebé en un contenedor de basura

La razón por la cual una mamá abandona a su bebé en un contenedor de basura

 

Hace poco más de una semana vi una nota en el periódico español El País. Un bebé había sido encontrado en un contenedor de basura. Dos guardias civiles se dieron cuenta del hecho, y la primera nota describía en unos tres mil caracteres la heroica hazaña que realizaron para sacar al bebé de ahí, al tiempo que anunciaba que buscarían a los padres que podrían ser acusados de abandono de menores o incluso de asesinato en grado tentativa.

 

El bebé descansando en una cuna del Hospital de Henares. Foto: Elpais.com
El bebé descansando en una cuna del Hospital de Henares. Foto: Elpais.com

 

Un par de días después apareció otra nota que se titulaba: La madre del bebé arrojado a un contenedor afirma: “Me agobié”.  En ella contaban que se trataba de una mujer de 37 años, colombiana, casada y madre de otros tres hijos de 11, 5 y 4 años. La mujer admitió los hechos, dio la declaración que da nombre a la nota y fue arrestada. Al papá se le arrestó en un primer momento, pero luego se le dejó libre pues él “no sabía nada” de lo que había ocurrido.

 

Dos días más tarde, apareció otra nota: el bebé ya estaba con una familia provisional y que se está investigando la situación del papá biológico.

 

Así como así, cuatro niños se quedaron sin su madre. Nadie averiguó por qué la mamá se sentía tan agobiada. Tampoco por qué el padre, a pesar de ser el padre del bebé, nunca se preguntó dónde estaba su hijo y simplemente se decidió que no era culpable porque no tuvo nada que ver con el delito.

 

Que se trate de una mujer que acaba de dar a luz a su cuarto hijo, en un país que no es el suyo y que seguramente no tenía nada de ayuda (como el hecho de que el papá no supiera qué había pasado apunta a que así fue), nos pueden acercar a la respuesta. Lo anterior puede no sonar a una explicación suficiente a por qué una madre tira a su bebé a la basura, pero resulta que existe algo que se llama Depresión Posparto.

 

Esta situación suele ser malentendida. Se cree que la mujer que la sufre solamente se pone triste y que ya se le pasará. También existe la idea de que ella se puede dar cuenta si es víctima de esta enfermedad mental. Lo peligroso de este padecimiento es que solamente los que rodean a la mamá en cuestión pueden detectar la de la situación, y solamente ellos pueden ayudarla. Sin embargo, es muy probable que si la mujer llega a alcanzar niveles preocupantes de depresión, sea porque nadie se está fijando en ella y nadie la está ayudando. Esos casos suelen terminar en las noticias, ya sea porque la mamá le hizo daño al bebé, porque se hizo daño a sí misma, o porque abandonó a su bebé.

 

Todas aquellas que tenemos hijos sabemos que ninguna madre haría eso intencionalmente y en su sano juicio a su recién nacido. Le conté sobre el caso a mi ginecólogo y él me dio la razón. Me dijo que los niveles hormonales durante el embarazo caen dramáticamente al llegar el posparto, lo cual tiene una repercusión en la función cerebral. Me contó que él tuvo un caso en el que la madre de un recién nacido se quitó la vida por este motivo. También me enseñó gráficas en las que se apreciaba claramente lo radical del cambio hormonal en una mujer en las distintas etapas de su vida reproductiva. Lamento no haberlas fotografiado porque no pude encontrar un comparativo similar para compartírselos, pero en mi investigación me enteré que también existe algo llamado Psicosis Posparto.

 

Este desorden mental se caracteriza porque la mujer que lo sufre se vuelve irritable, tiene cambios de humor radicales, sí, pero también tiene alucinaciones y suele necesitar hospitalización.  A pesar de lo tremendo que suena este escenario, en lo que leí aprendí que no se necesita caer en una psicosis para hacer algo como lo que hizo la mujer protagonista de la nota del periódico. Una depresión posparto común no atendida es lo que provoca ese tipo de incidentes.

 

 

6 de cada 10 mujeres sufren depresión posparto y las señales más comunes son:

 

 

  • Ansiedad excesiva sobre la salud del bebé.
  • Falta de vínculo emocional con el bebé.
  • Dudas acerca de la capacidad para cuidar del bebé.
  • Sentimientos suicidas.
  • Sensación de fatiga, lentitud o agotamiento.
  • Alteración en los patrones de apetito o sueño.
  • Incapacidad para disfrutar de actividades que antes te divertían.
  • Falta de memoria o poca capacidad de concentración.

 

 

Podría estar equivocada y quizás esa mujer no estaba en esa situación. Sin embargo algo me dice que es muy probable que el descuido de su puerperio fue lo provocó esta desgracia y como madre me siento muy indignada y preocupada porque el tema ni siquiera se haya asomado en el contexto de la nota periodística. Éste es uno de los tantos temas que son prácticamente tabú y que no necesitan llegar a ser publicitados para que sean terribles para la mujer que lo sufre y para su familia. Existen distintos grados de depresión posparto y es muy importante que la pareja brinde el apoyo necesario para no solo evitar tragedias como la que da pretexto al texto, sino para que cualquier mujer que acaba de dar a luz disfrute el momento al máximo.

 

Hagamos conciencia de que el gestar y dar a luz a un bebé no es cualquier cosa. El cuerpo pasa por infinidad de cambios y los cuidados en el posparto son importantísimos. Les dejo un video que explica mejor lo que he querido decir y si tienen algo que agregar, bienvenidos sus comentarios.

 

 

Danos tu opinión

Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

Me llamo Adriana pero mucha gente me conoce como Dada. De niña soñaba con publicar algún día en el New York Times. A la fecha no lo he logrado, pero sí he escrito para Harper's Bazaar, Caras, Marie Claire, Casaviva, Women's Health, InStyle, Quién y Living de Martha Stewart. Desde el 2006 he tenido varios blogs, en 2007 me convertí en madre y hoy soy la editora en jefe de Todobebé, lo cual me permite combinar mis dos pasiones: la escritura y la maternidad. También me puedes leer en neceser.wordpress.com, un blog de maternidad y estilo de vida.