12 señales de alarma en el desarrollo de tu bebé
Estas 12 señales te pueden servir muchísimo para saber cuando es hora de llamar a tu doctor o buscar un especialista.

12 señales de alarma en el desarrollo de tu bebé

Por María Ossio

 

Desde el embarazo hay miles de tablas que nos van diciendo lo que nuestro bebé debería estar haciendo de acuerdo a la “normalidad”, y no falta la amiga que nos dice es que el hijo de perenganita ya gatea y tiene cinco meses, pero recuerda que cada ser humano es único y los tiempos no siempre son perfectos.

 

Sin embargo, cuando hay un recién nacido en casa, cuando apenas nos estamos conociendo, aprendiendo juntos lo que será “normal” para este bebé, es lógico que haya dudas y sustos de si se está desarrollándose adecuadamente. Esos primeros días en que cuesta trabajo pegar el ojo porque queremos comprobar que respira, en que nos angustia tanto si llora como si no llora. Y no importa si es el primero o el segundo, cada bebé se comporta diferente, pero hay ciertos comportamientos que sí son motivo de alarma, aquí te diremos cuáles.

 

Tu trabajo será observar minuciosa y objetivamente el día a día de tu hijo, para que puedas encender la alarma en caso de que sientas que algo no marcha bien, porque si se detecta tempranamente cualquier problema de desarrollo, tendrás un as bajo la manga a la hora de tratarlo.

 

Mucho ojo si…

 

En el primer mes

1) Llora todo el tiempo como si algo le dolería (ya cambiaste el pañal, lo alimentaste y aun así sigue llorando).

2) Cuando le das de comer no succiona o lo hace muy lentamente.

3) Cuando le llamas o das una palmada no voltea hacia el lugar de donde viene el ruido.

 

En los primeros tres meses

4) Su cuerpo es muy rígido o muy blando.

5) Le hablas y no te sigue con la mirada.

6) Es incapaz de sostener su cabeza.

 

A los seis meses

7) Por más que intentas no abre sus manitas, siempre tiene los puños cerrados.

8) Si le pones algo en la mano, no lo sujeta.

9) No hace ruidos, no balbucea, no sonríe ni se carcajea.

 

A los 12 meses

10) Aún no logras que se mantenga sentado.

11) Tiene las piernas excesivamente rígidas o sin tono muscular y eso impide que se ponga de pie.

12) Cuando le hablas no intenta repetir las palabras o establecer comunicación contigo.

 

Ese primer año es fundamental en el desarrollo de tu hijo, por eso es muy importante que prestes mucha atención a lo que pasa con él. Y si bien las citas con el pediatra son una buena guía de cómo va su peso y su crecimiento, hay que hablar con él también de los detalles de su motricidad, qué puede y qué no puede hacer.

 

Estas 12 señales te pueden servir muchísimo para saber cuando es hora de llamar a tu doctor o buscar un especialista. Pero sobre todas las cosas, sigue tu intuición, si hay algo que te preocupa, aunque no esté en esta lista, háblalo con tu médico y si a pesar de eso no te convence lo que te dice, pide una segunda opinión. Tú eres el nexo más cercano con tu bebé, su vínculo con el mundo y la primera que puede detectar cuando hay algo anormal en su desarrollo.

 

Screen Shot 2015-07-23 at 9.31.12 AM

 

 

 

Danos tu opinión