Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

Carta a mi querida amiga que está teniendo problemas con la lactancia

Carta a mi querida amiga que está teniendo problemas con la lactancia

 

Querida amiga,

 

No sabes cuánta alegría me da que en esta ocasión las cosas hayan sido tan distintas para ti. Si bien resentí no poder estar cerca como cuando nació Diego, y que aunque ya tiene 5 semanas todavía no conozco a Martina, en verdad me siento muy feliz por ti, por Alejandro, por Diego y por toda tu familia extensiva que claramente están disfrutando al máximo la llegada de tu preciosa niña.

 

Quiero decirte también que me siento muy halagada de que me tengas la confianza de preguntarme absolutamente todo aquello que te provoca duda. He aprendido mucho pero no lo sé todo, nadie lo sabe, y siempre que te doy algún consejo lo hago con la mejor intención de ayudarte, porque eres como mi hermana y quiero que estés siempre bien.

 

Por eso también te digo que admiro muchísimo tu constancia y tesón para lograr la lactancia. Si bien para nadie es fácil, hay mujeres que encuentran más complicaciones que otras y para mí fue relativamente sencillo. No puedo imaginarme todo el dolor que has experimentado en aras de darle lo que consideras es mejor a tu bebé. Has hecho todo lo que está en tu poder para tener una lactancia prolongada: has utilizado accesorios, has leído, incluso consultaste una asesora de lactancia. Creo que todo lo anterior te debería dejar con la conciencia tranquila de que por ti, no ha quedado.

 

Independientemente de la decisión que tomes, te quiero decir que:

 

  • Ya le has dado muchas cosas buenas a Martina: 40 semanas en tu útero, un nacimiento rodeado de amor y atenciones, y un mes de leche materna exclusiva. Y aunque decidas no continuar con la lactancia, le seguirás dando lo mejor durante toda su vida.
  • Dar el pecho debe ser un acto disfrutable. No se trata de seguir a costa de tu sufrimiento.
  • Si decides interrumpirla, la podrías retomar más adelante. Incluso las mamás de bebés adoptados pueden llegar a producir leche, más aún una mamá que ya ha pasado por ese proceso un par de veces.
  • Si decides no retomarla, también está bien. Nadie es menos madre por no prolongar la lactancia o no poder dar el pecho.
  • La alimentación con biberón tiene la ventaja de que así los bebés pueden generar vínculo con otras personas como papás y abuelos, y es menos demandante para ti. Aquí esto representa tranquilidad vs. el estrés que estás viviendo ahora.

 

No estés triste, no te deprimas. Lo estás haciendo muy bien y sé que siempre lo harás estupendamente. Eres una gran mamá y eso nada lo puede cambiar.

Danos tu opinión

Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

Me llamo Adriana pero mucha gente me conoce como Dada. De niña soñaba con publicar algún día en el New York Times. A la fecha no lo he logrado, pero sí he escrito para Harper's Bazaar, Caras, Marie Claire, Casaviva, Women's Health, InStyle, Quién y Living de Martha Stewart. Desde el 2006 he tenido varios blogs, en 2007 me convertí en madre y hoy soy la editora en jefe de Todobebé, lo cual me permite combinar mis dos pasiones: la escritura y la maternidad. También me puedes leer en neceser.wordpress.com, un blog de maternidad y estilo de vida.