Niños talentosos: las estrellas se educan
Tener niños talentosos es una experiencia difícil, pero maravillosa. A los padres les corresponde entonces hacer que sus habilidades puedan florecer.

Niños talentosos: las estrellas se educan

 

A los cuatro años, Pedro tenía un nivel intelectual superior con indicadores significativos de desempeño creativo gráfico y musical. Su edad madurativa era mayor a su edad cronológica y su crianza se desarrollaba en una familia amante de la música. A su corta edad ya era capaz de componer algunas melodías.

 

Cuando Alex tenía tres años, sus padres quisieron saber si era cierto lo que pensaban en relación con la inteligencia de su hijo y que estaba adelantado en su desarrollo. Era hijo único y no lo podían comparar. A los tres años tenía interés por cosas mecánicas y técnicas. No sólo sabía los nombres de muchas herramientas, sino cómo se usaban. Le encantaban las motos y las piezas de los motores. También le gustaba la música clásica y tenía sus compositores favoritos. Las evaluaciones confirmaron la sospecha: el niño era intelectualmente talentoso y muy creativo. No siempre era fácil darle una respuesta, por ejemplo, cuando preguntaba: ¿cómo trabaja la electricidad?.

 

Estos dos casos son un pequeño ejemplo de las distintas y diversas formas que tiene el talento para manifestarse entre los seres humanos. En realidad hay más de mil modelos de talento en el mundo y han existido muchos seres talentosos a lo largo de la historia. Pero un talentoso de nuestros días, quizás no lo hubiera sido en otro momento de la historia, como por ejemplo, en el Renacimiento. Y es importante tener esto siempre presente.

 

¿Qué significa ser talentoso?

 

Un niño talentoso es aquél que tiene un alto nivel de creatividad, de motivación y de capacidad intelectual específica en un contexto y un tiempo dado. Para que un niño logre ser talentoso es necesario que estos tres factores se desarrollen. Nos referimos a una persona con altas capacidades analíticas, con destrezas musicales maravillosas o que puede ser capaz de presentar un producto gráfico excepcional, tener un desempeño artístico manual o corporal, de resolver problemas lógico/matemáticos o llegar a la gente de una manera muy fácil, con mucha empatía y ser un líder social. En resumen, un niño talentoso es aquél que tiene dos características básicas: a nivel de personalidad y a nivel de entorno social.

 

A nivel de personalidad encontramos alta capacidad creativa, alto nivel de motivación y capacidades específicas, sumamente desarrolladas. A nivel social consideramos el contexto donde el talento se va desarrollar, el necesario soporte emocional, es decir, la familia, los padres y la escuela en el caso de niños, o el ambiente laboral y la comunidad en el caso de adultos. El niño talentoso tiene que aprender a vivir en armonía con la diversidad humana y socializar. No puede ser un ser aislado por su propia capacidad.

 

No existen fórmulas para hacer genios

 

La composición del talento o sus señales de vida son la creatividad, la productividad y las capacidades específicas personales. Pero la clave del desarrollo del talento es no sólo reunir esas características sino saber emplearlas de acuerdo con estímulos adecuados.

 

Hay indicadores de conducta asociados muy fuertemente al talento, y en el libro Nuestros Niños son Talentosos, Mönks, Ypenburg y Blumen señalan a la curiosidad específica hacia determinadas áreas, niveles de memoria impresionantes, capacidades verbales de comprensión y análisis y de razonamiento verbal, como indicadores de talento. Además, los talentos son específicos, como en las artes, el deporte y la vida académica. Los talentosos son generalmente personas inconformes, porque sienten que hay algo que les ha faltado hacer o que creen que no han hecho lo suficiente aún.

 

El factor contexto empieza en la familia

 

Hay muchos padres -en nuestro medio es muy común- que quieren tener hijos mal llamados genios, sin considerar que el apoyo afectivo y el vínculo con sus hijos son tan o más importantes que los estímulos dados exclusivamente a nivel intelectual. De esta manera, lo único que se estarían formando serían autómatas con gran cantidad de información, probablemente con una excelente capacidad de memoria, pero con muy poca orientación respecto a qué hacer con aquella amplia información que poseen.

 

En este caso, más importante que la cantidad de información que se maneja, es cómo se usa. Por un lado, es bastante común encontrar niños pequeños que se saben todas las capitales del mundo y paporretean muy bien un libro que han leído, pero…¿de qué les sirve? Mientras que por otro lado, encontramos niños de bajos niveles socioeconómicos que manejan relativamente poca información, con muy pocos recursos para conseguirla, y, sin embargo, es maravilloso todo lo que pueden producir a partir de lo poco que tienen. Esto demuestra la importancia de la creatividad. Esfundamental que los padres estén alertas a los intereses y a la curiosidad del niño. Hay que despertar en nosotros la curiosidad por nuestros hijos y encauzar sus potenciales sin forzarlos a hacer lo que no desean.

 

Coeficiente Intelectual (CI) no equivale a talento

 

El CI no es más que el producto de una fórmula matemática desarrollada para tratar de explicar el funcionamiento intelectual de un niño en un momento dado. Sin embargo, este no explica el potencial de talento. Más importante que el CI por sí mismo, es conocer el perfil del niño, las áreas altas y aquellas deficitarias que posee y si es que presenta áreas desarrolladas a nivel superior o muy superior. Además, es muy importante contar con información acerca de su nivel de creatividad y de su nivel de motivación, a través de su propia productividad.

 

Esto último es importante porque un niño puede ser potencialmente brillante, pero por estar pasando por una etapa difícil a nivel emocional, es incapaz de producir o crear. Por eso es tan difícil encontrar personas talentosas, porque no sólo basta tener la creatividad sino estar motivado. Lo que se busca es determinar en qué es uno talentoso y cómo desarrollar ese talento en función de una necesidad determinada del niño. Ante todo hay que recordar: lo importante en el caso de los talentosos, como el caso de todos los niños, no es el poderlo exhibir ante los demás, sino poder ayudarlo a que sea feliz.

 

Si su hijo tiene un talento excepcional

 

Déle un ambiente estable en casa. Procure poner a su hijo en contacto con los recursos y las personas que puedan ser buenos modelos. Pero no olvide que lo que más necesita de usted es amor.

Si su hijo tiene una inteligencia excepcional, haga que lo evalúe un psicólogo educacional especializado. Muchos niños talentosos se aburren. Es importante tener información sobre sus talentos especiales antes de poner a su alcance el tipo de educación que necesitan.

Establezca un contacto estrecho con la escuela. Asegúrese de que le asignen a su hijo trabajos individuales que representen un reto para él.

Investigue qué instituciones especiales pueden ayudarlo. Busque aquellas que otorguen becas a chicos con talento especial para la música, la danza o las matemáticas. Visite la escuela de su hijo y cerciórese de que ofrezcan atención individualizada y de que su chico se vaya a sentir contento allí.

Aliente a su hijo a tener muchos amigos y otros intereses. Esta es una buena manera de prevenir posibles decepciones en el futuro.

 

Cartas

 

1. Tengo una hija de siete años que posee un nivel intelectual superior. Luego de una evaluación psico/pedagógica la recomendación es que siga un programa de educación especial y adelantarla de año. Pero si esto prospera no quisiéramos que su hermano mayor sufriera frustraciones y desventajas. Quisiéramos más bien que tuviera las mismas oportunidades educativas. ¿Qué nos recomendaría para él?

Es de suma importancia conocer el perfil psico/pedagógico para poder tomar una decisión con respecto al programa de enriquecimiento más adecuado. El poseer un nivel de funcionamiento intelectual general superior no asegura que la aceleración sea la mejor opción, más aún si no contamos con información acerca de su madurez emocional.

Se decide por la opción de acelerar (adelantar un grado escolar) cuando la niña presenta un balance entre el desarrollo emocional y el funcionamiento intelectual, claramente orientado hacia el área académica, que resultará beneficiado con un programa de aceleración. De no ser así, lo más recomendable es participar en un programa de enriquecimiento (ritmo acelerado y mayor profundidad) en el área en el cual presenta talentos. Los programas de enriquecimiento para talentosos pueden ser también aplicados a niños normales, la diferencia está en el nivel de aprovechamiento que cada uno presenta dentro el mismo.

 

2.Tengo tres hijos de 10, 9 y 7 años. Quisiera conocer sus habilidades personales y sus motivaciones para que en casa encuentren el ambiente propicio para desarrollar sus capacidades. ¿Qué tengo que hacer?

Primero converse con sus respectivas profesoras o tutoras, que son adultos significativos en sus vidas y que le podrán dar una opinión imparcial respecto a las capacidades de vuestros niños. Luego, si usted realmente sospecha que alguno presenta talentos especiales o conductas típicas de talentosos, proceda con una evaluación psico/pedagógica integral, con un psicólogo educacional especializado. En el libro Nuestros Niños son Talentosos, publicado por el Fondo Editorial de la Universidad Católica, podrá encontrar algunas sugerencias de estimulación en la casa y en la escuela. En Lima se encuentran muy buenas opciones de estimulación a diferentes niveles y en las diferentes áreas, lo importante es identificar primero las áreas a enriquecer. Si le interesa estar en la lista de asistentes a los cursos de creatividad en el hogar, que se dictan 2 veces al año, envíe un fax al 265-9066, indicando su interés.

 

3.Mi hija de doce años sigue un programa de educación especial. Como es la estrella de la familia, cada vez que puede nos hace notar su talento a través de preguntas capciosas, inoportunas e inadecuadas, con el afán de exhibir su inteligencia. ¿Qué le puedo aconsejar para que no se ponga tan pesada?

Observe las situaciones en las que su niña trata de hacer notar su talento como usted misma dice. Las razones son múltiples, entre ellas, es probable que su niña sienta que el afecto de su familiar estaría condicionado a los éxitos relativos que ella pudiera lograr en el área en la que destaca. Es importante que usted y el padre de la niña le hagan saber de diferentes formas (verbal y no verbal) que vuestro amor y cariño por ella es incondicional, y va más allá de cualquier manifestación talentosa que ella pudiese manifestar. Es muy probable que su niña esté desarrollando un terrible temor al fracaso, si siente que vuestro apoyo se condiciona exclusivamente a su éxito. A veces, los padres, sin querer, no nos damos cuenta de esta situación y decimos o hacemos cosas que refuerzan el deber de parecer talentoso en el caso de nuestros niños más hábiles. Situaciones, que probablemente a ustedes le llenan de orgullo, para la niña puede ser una carga muy difícil de sobrellevar.

 

Mg. Sheyla Blumen-Pardo, (PhD)
Psicóloga Educacional, Investigadora y Consultora
Prof. Pontificia Universidad Católica del Perú
European Council of High Abilities

Danos tu opinión