7 consejos si tu hijo tartamudea
El tartamudeo es un trastorno de la comunicación que hace que una persona repita silabas de palabras, alargue sonidos o haga pausas. Aquí te decimos qué hacer si tu hijo tiene este problema.

7 consejos si tu hijo tartamudea

 

Últimamente hemos escuchado a muchas mamás preocupadas porque sus hijos están tartamudeando, ¿Qué hacer? ¿Necesitan ayuda profesional? ¿Les pasará? Estas son algunas de las preguntas comunes que se hacen las familias que tienen a un hijo que empieza a tartamudear.

 

¿Qué es exactamente el tartamudeo?

El tartamudeo es un trastorno de la comunicación que hace que la persona repita silabas de palabras (ej. papapalabras), alargue los sonidos de algunas letras (ej. Lllletras), haga pausas inapropiadas cuando habla o haga gestos faciales extraños cuando le cuesta enunciar ciertas palabras.

 

¿Es normal que los niños pequeños tartamudeen?

Muchos niños tartamudean durante su primera infancia cuando están aprendiendo a hablar y esto se considera normal en su desarrollo. Según la Fundación Estadounidense para el Tartamudeo, el 20% de niños pasan por una etapa en su desarrollo en que su producción de lenguaje preocupa a sus padres. De estos, un 5% tartamudea durante más de seis meses y un 1% continúa con este problema pasada la primera infancia.  Se cree que si los niños empiezan a tartamudear antes de los tres años y medio tienen muchas más probabilidades de dejar de tartamudear en unos 6 meses que si empiezan después de los tres años y medio. Los niños tienen tres veces más posibilidades de tartamudear que las niñas.

¿Cuáles son las causas del tartamudeo?

De acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud en EE.UU (NIH), las causas del tartamudeo no son del todo conocidas. Se cree que la genética puede ser un factor importante en causar el tartamudeo aunque no conocemos un gen que podamos identificar para este trastorno. También existe el tartamudeo neurogénico, donde hay un problema entre el cerebro y los nervios o músculos que impiden la coordinación de la producción del lenguaje. Pero la causa más común continúa siendo el desarrollo. Durante los años en que desarrollamos el lenguaje, los niños tienen dificultad para producir lo que quieren decir. El tartamudeo causado por el desarrollo normal es el que se supera más fácilmente.

A menudo los niños que tartamudean hablan deprisa y con dificultad. Esto hace que pensemos que estas son las causas del tartamudeo y pensemos que si hablan más despacio lo harán menos. Pero no es así, los niños que tartamudean hablan rápido para tratar de evitar tartamudear o para que no se noten los errores que cometen. Así que la ansiedad que observamos, es más el resultado del tartamudeo que su causa.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene un problema?

La mayoría de niños entre el año y medio y los cinco años demuestran signos que pueden parecernos de tartamudeo. Pueden repetir silabas de palabras una o dos veces, pueden hacer sonidos como “um” o “er” cuando no encuentran el sonido o palabra que quieren decir y podemos ver como estos signos van y vienen, a veces desapareciendo unas semanas y volviendo a aparecer. Estos síntomas acostumbran a desaparecer por completo cuando el niño(a) consigue más fluidez al hablar.

Algunos niños demuestran síntomas más severos, repitiendo sílabas de palabras más de dos veces, demostrando tensión en la cara cuando hablan, aumentando el tono de su voz con las repeticiones o perdiendo su respiración a medida que repiten las sílabas. Aunque estos síntomas van y vienen, acostumbran a estar más presentes que no. Si los padres ven que su hijo tartamudea con frecuencia, demuestra mucha tensión en los músculos de la cara cuando lo hace, si está evitando ciertas palabras o sonidos y si estos síntomas le duran entre 6 meses y un año es recomendable que reciban una evaluación por un especialista del habla (logopeda) que esté especializado en el tartamudeo.

¿Podrán ayudar a mi hijo con su tartamudeo?

Los logopedas especializados en el tartamudeo definitivamente pueden ayudar. Lo importante es encontrar a un profesional especializado y con quien se sientan cómodos. Asegúrense que este profesional tiene experiencia trabajando con niños que tartamudean y que está dispuesto a trabajar con los papás para darles estrategias para trabajar en casa. No hay un tratamiento específico para el tartamudeo pero sí que hay muchas terapias que han demostrado ser efectivas en ayudar a los niños. El primer paso será que un logopeda especializado haga una evaluación para determinar si su el niño(a) necesita una intervención, de allí decidirán cuál es el mejor tratamiento. Recuerda que muchos niños con tartamudeo se han beneficiado de intervenciones realizadas por profesionales especializados, ¡existe ayuda!

¿Qué pueden hacer los papás en casa?

La Asociación Estadounidense de Tartamudeo nos recomienda los siguientes 7 pasos para ayudar al niño(a) que tartamudea:

  1. Habla con tu hijo de manera pausada, sin demostrarle ninguna prisa
  2. Reduce el número de preguntas que le haces a tu hijo(a) – en general los niños se sienten más cómodos hablando cuando lo hacen libremente, sin responder a preguntas específicas.
  3. Demuéstrale a tu hijo(a) que estás escuchando lo que te dice, el contenido y no el cómo te lo dice.
  4. Dedica un tiempo cada día para hablar con tu hijo(a) de manera tranquila. Durante este tiempo, déjale hablar libremente, escúchale con atención y háblale calmadamente, haciendo pausas.
  5. Ayuda a todos los miembros de la familia a tomar turnos cuando hablan y a escucharse los unos a los otros. Especialmente si tienes más de un hijo.
  6. Prueba de no criticar, corregir o interrumpir a tu hijo(a) cuando está hablando.
  7. Por encima de todo, hazle sentirse querido y aceptado por quién es, tal y como es.

 

La Dra. Helena Duch es psicóloga infantil y familiar especializada en trabajar con familias que están planeando, esperando y criando a niños en la primera infancia. La Dra. Helena tiene un doctorado en psicología infantil y escolar de New York University y una maestría en Psicología del Desarrollo Infantil de Columbia University y es licenciada en Psicología Clínica por la Universidad Ramon Llull en Barcelona. Además la Dra. Helena está licenciada como psicóloga en el estado de Nueva York y en España, su país natal.

NOTA: Este artículo es para fines educativos solamente y no reemplaza una consulta médica o psicológica. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o de comportamiento sino consultar a algún médico o profesional de salud mental que te examine en persona y que esté autorizado para practicar su profesión en la localidad donde vives.

Danos tu opinión