Hepatitis A: ¿cómo prevenirla?
Vacunarse contra la hepatitis A es mucho más seguro que contraer la enfermedad. La primera dosis deberá ponerse entre los 12 y los 23 meses de vida.

Hepatitis A: ¿cómo prevenirla?

Por Nonantzin Martínez

Por Nonantzin MArtinez

Acciones tan sencillas como lavarse las manos después de ir al baño, evitar comer en la calle, así como lavar frutas y verduras antes de llevarlas a la boca, pueden prevenir a nuestros hijos de enfermedades gastrointestinales o padecimientos mucho más complejos como una hepatitis A que, aunque rara vez es mortal, sí puede causar síntomas debilitantes y, en contados casos, puede derivar en una insuficiencia hepática aguda, por no mencionar su lenta, muy lenta recuperación (hablamos de meses y de mucho reposo).

 

Vayamos por partes. La Hepatitis A es una infección que ataca a las células del hígado y provoca inflamación. Se transmite, principalmente, cuando una persona no infectada (y no vacunada) come o bebe algo que fue contaminado por las heces de una persona infectada por este virus. La Organización Mundial de la Salud señala que “la enfermedad está estrechamente asociada a la falta de agua salubre, un saneamiento deficiente y una mala higiene personal.”

 

Piel amarilla, cansancio…

 

Los síntomas de la hepatitis A pueden ser moderados o graves, e incluyen fiebre, malestar, cansancio y debilidad pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina, coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular (a esto  se le conoce como ictericia). Sin embargo, no todos los que contraen la enfermedad presentan la totalidad de los malestares y, para buena suerte de los más chiquitos, “los menores de seis años no suelen tener síntomas (o son muy leves y solo el 10% muestra ictericia)”, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, de Estados Unidos. Los niños mayores, y sobre todo los adultos, llevan “las de perder”.

 

El periodo de incubación del virus, es decir, el tiempo en que se empiezan a manifestar las señales de la infección, es de entre 14 y 28 días. Y aquí empieza un poco el calvario, pues el malestar dura aproximadamente 2 meses, aunque hay algunas personas que la pueden padecer hasta 6. Se sabe que aproximadamente de 1 de cada 5 infectados con hepatitis A deben ser hospitalizados.

 

Tratamiento

 

Si alguno de tus hijos es diagnosticado con Hepatitis A debes saber que no hay un tratamiento específico. El médico sólo vigilará el estado del pequeño paciente, así como su estado nutrimental e hidratación, y podrá dar algunos remedios para mitigar la fiebre o la diarrea, por ejemplo, hasta que la enfermedad remita por completo.

De ahí la importancia de la prevención, como señalamos anteriormente, que incluye lavarse las manos con regularidad y, sobre todo, después de ir al baño; lavar frutas y verduras; evitar comer mariscos crudos y, muy importante, ponerle a los bebés la vacuna contra este virus. “Una vacuna, como cualquier medicamento, puede provocar  problemas graves, como reacciones alérgicas severas. Sin embargo, el riesgo de que la vacuna contra la hepatitis A ocasione un daño grave, o la muerte, es casi insignificante.

Vacunarse contra la hepatitis A es mucho más seguro que contraer la enfermedad”, alerta la Immunization Action Coalition, organización sin fines de lucro avalada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, de Estados Unidos.

La primera dosis deberá ponerse entre los 12 y los 23 meses de vida, y quienes no estén vacunados a los 2 años pueden vacunarse en visitas posteriores.

 

No olvides que si alguien cercano a tu familia tiene Hepatitis A, debes evitar el contacto con los niños, y si viven en la misma casa, es imprescindible mantener medidas estrictas de higiene, principalmente en baños y utensilios de cocina del enfermo.

 

    Danos tu opinión