Refrigerios para bebés
La alimentación de tu bebé durante sus primeros años de vida es crítica, para su salud y su crecimiento y para que tenga buenos hábitos alimenticios.

Refrigerios para bebés

La alimentación de tu bebé durante sus primeros años de vida es crítica, no solamente para su salud y su crecimiento, también para que desde pequeño tenga buenos hábitos alimenticios y crezca para ser un adulto sano, además de prevenir enfermedades como diabetes y obesidad infantil.

 

Los refrigerios aportan aproximadamente el 25 % de la ingesta diaria de calorías de tu bebé de entre uno y cuatro años, por lo tanto, debe consumir alimentos sanos entre comidas. Existen muchas opciones para asegurarte que le estás dando los nutrientes necesarios para su sano desarrollo.

 

La leche es una parte clave de la dieta del bebé, aporta nutrientes vitales incluyendo proteína, vitaminas A, D y B12. Sin embargo, es también una de las principales fuentes de grasa saturada en la alimentación de los niños. Consulta al pediatra para saber la cantidad exacta de leche que debe ingerir tu pequeño de acuerdo a su edad, ya que darle leche como merienda entre cada comida, no es una opción saludable.

Frutas

 

Las frutas son una excelente fuente de nutrición para tu hijo. Escoge las opciones preferidas de tu bebé, dependiendo de su edad, puedes hacer puré para llevar en un recipiente al salir de casa, o cortar la fruta en trozos pequeños para que coma con los dedos. Consulta con tu pediatra acerca de qué frutas son las más adecuadas para tu hijo, ya que algunas de ellas tienen un alto contenido de azúcar

Verduras

Por lo general, cuando la alimentación de tu bebé cambia de papillas a sólidos, la ingesta de vegetales tiende a deteriorarse. No permitas que esto suceda. Corta en trocitos un jitomate y ponle un poco de limón como una sana merienda por la tarde, o dale un platito con vegetales cocidos. El limón es una excelente fuente de vitamina C, entre otras cosas. Aprovecha si a tu bebé le gusta el sabor y agrégalo a sus vegetales.

 

Licuados y jugos

Puedes darle jugo de fruta fresca sin azúcar agregada cuando tenga sed, o puedes hacer licuados mezclando diversas frutas. El plátano con mango sabe delicioso y es una opción excelente como merienda rápida. Puedes agregar un poquito de yogur para añadir más nutrientes.

Algunos consejos

– Todos los bebés tienen gustos distintos, no obligues a tu niño a comer cosas que no le gustan.

– Busca opciones saludables que le entusiasmen.

– Si ya no quiere seguir comiendo, quiere decir que ya está satisfecho, no lo obligues a terminarse el plato.

Danos tu opinión