Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

Las vacunas no son opcionales

Las vacunas no son opcionales

 

Tener un recién nacido entre brazos te hace darte cuenta de lo vulnerables que son. Y cuando piensas en que un médico le inyecte algo que no sabes exactamente qué reacciones le provocará, da mucho miedo.

 

Lo sé porque yo lo viví así. Los peores pensamientos pasaban por mi cabeza mientras la enfermera de la clínica de salud me pedía que detuviera el bracito de mi bebé de 1 mes para aplicarle la BCG. Después pasé semanas enteras preocupada por la herida que le dejó, por si era normal la evolución, por cómo le quedaría la marca… Después del susto que nos llevamos en el parto por el uso de la epidural, éste fue el segundo mal viaje que viví como mamá- y mi niño tenía apenas un mes.

 

¿Y saben qué pasó?

 

Nada.

 

Bueno sí, mi hijo quedó protegido contra la tuberculosis.

 

Aquella vacuna se la aplicaron en la Clínica de Salud porque no suelen tenerla los médicos privados. Sin embargo todas las subsecuentes sí las aplicó el que entonces era nuestro pediatra, y cada que íbamos a consulta las cuentas eran de 2 – 3 mil pesos. Me dolía la cartera cada que pagaba, pero yo estaba convencidísima de que era mejor que se las pusieran ahí.

 

¿Pero saben qué?

 

No, no es mejor.  En las sustancias que les aplican no hay diferencia alguna, en lo que sí hay una gran diferencia es en el precio. Cero pesos vs. miles de ellos. Miles. Con mi segundo hijo no cometí el mismo error, íbamos a la Clínica de Salud y todo fue muy sencillo.

 

Con la sabiduría que he ganado en estos casi 8 años de maternidad, ahora me doy cuenta el gran privilegio que es tener acceso a las vacunas. A cuántos lugares del mundo no llegan, cuántos niños quedan desprotegidos.

 

Por eso me parece magnífico que el estado de California en Estados Unidos haya aprobado la ley de que los niños que no estén vacunados no podrán ir a la escuela. Ya es bastante lío que en lugares como Disneylandia se desate una epidemia de sarampión, como para tener ese riesgo también en las aulas. Incluso deberían pedir las cartillas en la entrada de los parques de diversión.

 

También por eso me resulta increíble e indignante que figuras públicas divulguen de manera irresponsable sus creencias antivacunas. De pronto se siente como si la “fama” que han logrado no les fuera suficiente para llamar la atención y entonces necesitaran hacer ruido de otra manera. Ya es bastante preocupante que no vacunen a sus hijos – aunque quizás solo sean posturas actuadas- como para que además estén convenciendo más gente de que no lo hagan.

 

Existen tres mitos principales que hacen que las nuevas mamás teman al tomar la decisión de vacunar a sus hijos:

 

  1. Que con la lactancia es suficiente protección

Quien me conoce sabe que soy absolutamente pro-lactancia prolongada, pero una cosa no tiene que ver con la otra. La protección inmunológica que provee la leche materna no implica una garantía de que nuestros bebés no puedan contraer enfermedades graves. Una vez más, no se dejen convencer por lo que digan figuras públicas que solo quieren crear un personaje y que no se dan cuenta del daño que hacen promoviendo esas posturas desinformadas.

 

2. Que si el niño vive en un lugar higiénico y se le cuidan las condiciones de limpieza, no las necesita

Existen varias enfermedades (como el sarampión) que de haberse considerado erradicadas, han vuelto a aparecer por suspender la práctica de la vacunación. Esto podría suceder con todas las enfermedades si se deja de vacunar a los niños. Si bien la higiene es siempre recomendable, ser extremadamente limpio no evita que haya riesgo de contagio.

 

3. Que causan autismo

Esto se decía en particular sobre la vacuna de combinación para sarampión, paperas, rubeola (MMR) y el agente de conservación timerosal. Aunque la página healthychildren.org asegura que dicha vacuna jamás contuvo timerosal, también asegura que ese componente ha sido retirado de todas las vacunas. Además aquí puedes ver que está comprobado que dicha vacuna jamás generó desarrollo de trastornos autistas, conclusión a la que se llegó después de hacer un estudio con casi 100 mil niños.

 

Si todavía te quedan dudas, te invito a visitar la página de la OMS en donde desmienten todos los mitos que puede haber en torno a las vacunas. Tener acceso a ellas es el resultado de muchos años de investigación y esfuerzo social por que se les proporcione esta protección a la población mundial, no por una moda vamos a negarnos (y más importante aún, negarles a nuestros hijos este privilegio). Las vacunas no son opcionales.

Danos tu opinión

Adriana Vera Orozco

La maternidad según Dada

Me llamo Adriana pero mucha gente me conoce como Dada. De niña soñaba con publicar algún día en el New York Times. A la fecha no lo he logrado, pero sí he escrito para Harper's Bazaar, Caras, Marie Claire, Casaviva, Women's Health, InStyle, Quién y Living de Martha Stewart. Desde el 2006 he tenido varios blogs, en 2007 me convertí en madre y hoy soy la editora en jefe de Todobebé, lo cual me permite combinar mis dos pasiones: la escritura y la maternidad. También me puedes leer en neceser.wordpress.com, un blog de maternidad y estilo de vida.