Bronceado perfecto en 3 pasos
“Agarrar color” es mucho menos complicado de lo que crees, y puedes lograrlo de manera más saludable y duradera. Aquí van los tres pasos básicos.

Bronceado perfecto en 3 pasos

Paty Soto, Guapóloga.

 

Rara vez las mamás tenemos tiempo para relajarnos más de tres minutos seguidos durante el día. Pero los días de vacaciones pueden ser la excepción: Los niños juegan en albercas o jardines, el sol brilla y nadie quiere complicarse demasiado. Así que extiendes tu toalla, te acomodas sobre ella y… Terminas colorada como camarón, con salpullido o ronchas por sospechosas razones, te bronceas disparejo, en uno o dos días comienzas a despellejarte y lo que esperabas que fuera tu color de verano se va por la coladera.

“Agarrar color” es mucho menos complicado de lo que crees, y puedes lograrlo de manera más saludable y duradera. Aquí van los tres pasos básicos para un bronceado de campeonato.

  1. Preparar la piel

Nuestra piel está compuesta de varias capas y las células se van renovando constantemente. En la epidermis o capa superior, es común que las células que ya cumplieron su proceso, se acumulen y se desprendan por el roce de la ropa o el movimiento. Si te asoleas sin exfoliarte, es probable que, luego de tomar el sol, descubras que hay decoloraciones en uno que otro lugar provocados por los parches de células muertas –especialmente en zonas que tienden a la resequedad, como codos, rodillas y talones- que evitan el tono parejo.

Para que no pase esto, desecha esta piel acumulada con un producto exfoliante suave. Usa uno especial para el rostro y otro para el cuerpo al menos una vez uno o dos días antes de exponerte al sol. Si quieres saber más sobre la exfoliación, lee esto.

Exfoliantes recomendados: Esponja Konjac, de venta en Evercil; Exfoliante Hidratante Frescor Hydra Végétal, de Yves Rocher; Gel Exfoliante Bio Source, Biotherme; Grown Alchemist’s Purifying Body Exfoliant, de venta en Olivine.com.mx

Después de exfoliar, –y depilar– el siguiente paso es hidratar la piel. Puedes ponerte crema humectante o una crema autobronceadora de resultado ligero. Si usas un producto de este tipo, asegúrate de leer bien las instrucciones, seguirlas al pie de la letra y hacerlo con tiempo para permitir el secado adecuado del producto antes de vestirte.

Sugerencias: Flash Bronzer Night Sun Visage, Lancôme; Guante bronceador Beauty Bronze; Sun by Me, Cyzone; Golden Glow Booster, Clarins; True Blue Spa Self Tanning Lotion, Bath and Body Works.

  1. Elegir la protección adecuada

Es muy probable que hayas escuchado ya el consejo de usar protección solar diariamente, con un factor de protección de al menos 30, y esto sólo debe aumentar en las zonas de alta reflexión de luz, como arena, agua, pisos claros, nieve. Si tienes o has tenido manchas faciales, es indispensable que sigas estas recomendaciones sobre melasma.

El tono bronceado se genera porque nuestra piel reacciona con melanina al estímulo del sol, pero no todas las pieles reaccionan igual y, sobre todo, cualquier tipo y color está expuesta a generar problemas de piel por la exposición a los rayos UVA y UVB directamente. Así que piensa en una técnica gradual: La exposición debe ser por periodos cortos, de no más de 45 minutos cada uno, y cuando el sol está en diagonal a la tierra, no cuando está en lo más alto, ya que llegan la mayor cantidad de radiaciones dañinas en esos momentos.

Considera un plan de este tipo: Tomar el sol en la mañana, entre 8 y 11 am usando bronceador con factor 15; hacer actividades bajo techo o en la sombra entre 11 am y 4 pm, con alta protección; retomar las actividades exteriores a partir de las 4 pm, con una capa de protector de factor 30 y reaplicación del bronceador con protección del 15 cada 30 minutos.

Si tu piel rara vez se pone canela y tiende más al enrojecimiento, no te frustres y tampoco le exijas que en estas vacaciones sea diferente. Es importante ser paciente con la generación de melanina, misma que puede tardar en manifestarse. Pero si te quemas, sólo terminarás perdiendo la capa superior de la piel y, con ella todo el color generado. En serio, consigues mejores resultados con exposiciones cortas repartidas en varias sesiones, que en las largas y continuadas.

Elige productos resistentes al agua y a la humedad si piensas nadar o estás sudando.

Algunas opciones: Ultimate Sun protection cream SPF +50 Wet Force, Shiseido; Soleil Bronzer Creme Visage 30 SPF, Lancôme; Cool Dry Sport SPF 30, Neutrogena; Hampton Sun Continuos Mist SPF 8 Sunscreen with Bronzer, Sephora; Soleil Bronzer Oil SPF 15, Lancôme; Tanning Oil, Hawaiian Tropic; Dry Tanning Oil SPF 15, Coppertone; Photoderm Bronze Spray SPF 50, Bioderma (protege la piel Y activa el bronceado. Fantástico producto para piel sensible, además).

Cuida también tu pelo del daño solar.

 

  1. Mantener y prolongar el bronceado

Eventualmente las células de la epidermis que tiene el bronceado, morirán y darán paso a nueva piel. Adiós al tono de la playa, ¿cierto? No necesariamente, si le procuras cuidados adecuados.

Después de asolearte, date un baño para deshacerte de todos los residuos de arena, cloro y sal. Después, evalúa el daño: Si tienes zonas enrojecidas, usa gel de aloe vera para refrescarla, y al día siguiente cúbrela con ropa para evitar que se lastime más. En todas las demás áreas, aplica crema humectante alargadora del bronceado. Este producto está diseñado para calmar la piel, darle hidratación y, a la vez, fijar mejor el color. También puedes optar por crema corporal con reflejos dorados, que da un brillo sutil a la piel, a la vez que la suaviza.

¿No conoces ningún producto de este tipo? Checa estos: Vasenol Cuidado Intensivo Cocoa Glow; SOL Gel resaltador del bronceado para el rostro y el cuerpo con extractos de Mango y Papaya, Bottega Verde; Photo Derm After Sun, Bioderma; 3 Days to Glow, Jergens.

Un truco más para mantener el tono del bronceado naturalmente bonito: Consume alimentos con betacarotenos. Estas sustancias concentran grandes cantidades de vitamina A, C y E, que dan un subtono dorado a la piel cuando se acumulan en ella, por lo que el bronceado se nota mucho más y por más tiempo. Los betacarotenos se encuentran presentes en frutas y verduras rojas (tomate, fresas), moradas (moras, berenjena, uvas), y amarillo- naranjas (cítricos como la naranja, mandarina, limón amarillo, pimiento).

No olvides mantenerte hidratada ¡y disfruta tu vacación!

 

    Danos tu opinión