Foto: http://sisygarza.com/
Mamis, tengamos paciencia, nuestro cuerpo nos pide cuidado. Si tardó 9 meses en darle forma y vida a nuestros bebés, ¿por qué presionarlo a que se recupere en menos de ese tiempo?

Tu cuerpo después de aliviarte

Por Sisy Garza

 

Qué alivio cuando llega el día del nacimiento de tu bebé ¿a poco no? ¡Literal es un alivio! El llevar cargando por las últimas dos semanas un baloncito de entre 2 y 4 kg en la parte frontal del cuerpo no es cualquier cosa.

Finalmente llega el día en el que el inquieto bodoquito(a) sale de nuestro cuerpo y todo es de color de rosa hasta que…nos quitamos la venda que las enfermeras muy ágilmente nos ponen. Lo que vemos frente al espejo es algo MUY diferente a lo que probablemente nos habíamos imaginado. Lo que el reflejo nos muestra es una bolita -ok, bolota- caída, lánguida, así sin chiste. De repente las caderas se nos ven más grandes, y ni se digan las pompas y los brazos. Como que la percepción que teníamos de nuestro cuerpo era muy diferente cuando teníamos el vientre inflado como pelota.

Poco tiempo después de haber pasado el maratón del parto o cesárea y después de haber superado los obstáculos de la lactancia y la dimensión desconocida que se vive el primer mes donde una no sabe ni qué día ni qué hora es, nos llega esa urgencia y ansiedad por recuperar nuestra figura pre-bebé, y a veces hasta ignoramos las recomendaciones médicas de guardar reposo por lo menos 6 semanas después del parto.

Se nos olvida, o de plano no entendemos, que cada cuerpo es diferente, reacciona diferente y lo más importante, tuvo un embarazo diferente.
Partiendo de esas diferencias, el cuerpo se recuperará de una manera única según sea el caso. Tal vez lo logre en menos tiempo, o tal vez en más. Ahí también se involucran muchos factores como el tipo de alimentación que se lleve durante el posparto.

Nuestro cuerpo pasó por una transformación MUY considerable durante los 9 meses de gestación. Los órganos y algunos huesos se movieron de lugar y hasta experimentaron una presión poco común y esa es una de las razones por las cuales se recomienda darle tiempo al cuerpo para recuperarse, así solito, sabiamente y sin presiones.

El cuerpo humano es una máquina tan perfecta que sin necesidad de darle instrucciones o forzarlo, solito se regenera y reacomoda hasta donde lo siente necesario o es capaz. Ese proceso de recuperación ocurre las primeras semanas posteriores al parto y es cuando más paciencia le debemos de tener y cuando más lo debemos de apapachar con alimentos sanos y con descanso (lo que se pueda).

La mayoría de las veces a las 2-3 semanas ya nos sentimos de maravilla, hayamos tenido parto o cesárea. Tal vez un poquito desveladas pero ya más puestas que un calcetín pa’ comenzar a darle forma a las carnes. PERO una cosa es cómo nos sentimos y otra muy diferente es si nuestro cuerpo ya está realmente listo para experimentar movimientos que le demanden esfuerzo extra.

No crean que porque ya salió el bebé de nuestra panza ya podemos regresar a movernos como antes. Hay que esperar por lo menos 40 días (sí, la famosa cuarentena) para retomar el ejercicio o la vida normalita que llevábamos antes del embarazo, esa donde cargábamos cosas pesadas, subíamos corriendo las escaleras, nos levantábamos de la cama haciendo una súper abdominal, etc, etc.

Se pide que por lo menos esperemos 40 días porque es el tiempo que tarda nuestro útero en volver a su tamaño original y los demás órganos que se vieron “presionados” o “movidos” por el espacio que ocupó el bebé, se recuperan (vejiga, intestinos,etc.)

¿Por qué creen ustedes que los doctores recomiendan no subir o bajar escaleras repetidas veces durante los primeros 40 días? Haber tenido un bebé no es cualquier cosa, hay que darle tiempo a nuestro cuerpo de recuperarse si no queremos al rato andar con problemas de, como dicen en mi rancho, “la vejiga cáida”.

No hay que acelerarnos, hay que disfrutar los primeros días con el o la recién llegada, ya habrá tiempo para ponerle presión al cuerpo, ahorita él nos pide a gritos descanso y apapacho y es nuestro deber dárselo después de todo el maratón que de aventó.

No estoy diciendo que nos valga el cuidarnos y le entremos a todo lo que nos pongan enfrente por el hambre voraz que da la lactancia, ¡al contrario! Si realmente queremos regresar a nuestro peso pre-embarazo, el proceso se comienza desde el día 1 post parto al alimentar nuestro cuerpo con comida sana, de esa manera no solo nosotras saldremos beneficiadas sino también nuestro bebé al recibir leche de calidad.

Mamis, tengamos paciencia, nuestro cuerpo nos pide cuidado. Si tardó 9 meses en darle forma y vida a nuestros bebés, ¿por qué presionarlo a que se recupere en menos de ese tiempo? Sí, a veces la recuperación llega antes pero depende del cuerpo de cada mujer y yo creo que 9 meses es un tiempo muy prudente para dejar que nuestro cuerpo se recupere.

www.sisygarza.com
www.facebook.com/sisygarza
Instagram: @sisygarza

    Danos tu opinión