¿Cuándo la fiebre es síntoma de algo grave?
Generalmente la fiebre es la respuesta del cuerpo cuando se quiere presentar una infección, pero no en todos los casos es síntoma de alarma.

¿Cuándo la fiebre es síntoma de algo grave?

Hace años, los pediatras recomendaban tratar la fiebre sólo en función de la temperatura. Pero ahora recomiendan tener en cuenta tanto la temperatura como el estado general del niño.

 

Los niños con una temperatura menor a los 38.9° C (102° F) no suelen necesitar que se les suministre algún medicamento, a menos que se sientan molestos. Esto aplica en todos los niños a excepción de aquellos que tengan 3 meses o menos y su temperatura rectal sea de 38° C (100.4° F) o más alta. Entonces hay que llamar al pediatra o acuda a la sala de urgencias. Incluso una fiebre leve puede ser síntoma de una posible infección grave en bebés muy pequeños.

 

Si tu hijo de entre 3 meses y 3 años tiene una fiebre de 39° C (102,2° F) o más alta, llama al médico para corroborar si necesita que este profesional lo examine. En niños mayores, ten en cuenta el comportamiento y nivel de actividad física. Al observar el comportamiento de tu hijo, puede tener una idea de si la causa de la fiebre es una enfermedad de poca importancia o si necesita acudir a un médico.

 

Es probable que la enfermedad no sea grave si tu hijo presenta estas características:

 

 

 

Y no hay que preocuparse demasiado por un niño con fiebre que no quiere comer. Eso es común en infecciones que producen fiebre. Si el niño sigue bebiendo líquidos y orina normalmente, el hecho de que coma menos de lo habitual no es un problema.

 

Fuente: kidshealth.org

Danos tu opinión