¿Cuánta leche debe tomar un bebé de 12 meses?
En ocasiones tu bebé pasará por una época de rápido crecimiento y sentirá más hambre.

¿Cuánta leche debe tomar un bebé de 12 meses?

(ENTRAVISION).- En ocasiones tu bebé pasará por una época de rápido crecimiento y sentirá más hambre. Si durante el desarrollo de tu pequeño tienes alguna duda sobre la cantidad o tipo de alimentación adecuada para él, lo mejor es que consultes a su pediatra, pero aquí te daremos una serie de consejos generales que te serán de gran utilidad.

La alimentación a los 12 meses

A esta edad tu niño ya debería estar acostumbrado a ingerir alimentos sólidos, ya que su dieta no debe ser exclusivamente de leche, ni siquiera si es materna. Si aún tus pechos producen suficiente está bien que sigas dándole de mamar, pero las comidas principales tienen que ser casi como las de un adulto. Sólo dale de mamar cuando se despierta o justo antes de dormir para que se relaje al ritmo de tu respiración.

Si aún no le has acostumbrado a comer sólido, ya es tiempo de que lo hagas. Ve quitándole el biberón o la leche materna gradualmente para introducirle variedad de alimentos. Lo ideal es comenzar a darle algunos alimentos sólidos a partir del sexto mes y poco a poco ir aumentándolos en su dieta hasta que al año esa sea su nutrición principal.

A esta edad su estómago ya está maduro para comer prácticamente de todo: granos, verduras, frutas, huevos, carne, lácteos, etcétera. Puedes cambiar algunas raciones de leche por yogur natural sin azúcar o un trozo pequeño de queso suave. Debes enseñarle a comer en la mesa con el resto de la familia y a las mismas horas. Además, los líquidos (agua, zumos, leche) ya debe tomarlos en un vaso e irse olvidando del biberón.

Cantidad de leche a los 12 meses

La cantidad de leche que debes darle a tu niño dependerá de su edad, su peso y de si lo alimentas solo con ella o en combinación con alimentos sólidos. Si todavía toma únicamente leche, debería estar tomando unas 32 onzas al día (cuatro biberones grandes). Cuando empieces con la transición a la alimentación sólida deberá tomar la mitad, unas 15 onzas al día (dos biberones grandes). Es decir, dos raciones de lácteos que se pueden alternar entre leche, yogur sin azúcar y queso suave.

Es importante que tu niño vaya dejando de alimentarse exclusivamente de leche, especialmente si es de fórmula. Así como la materna tiene enormes beneficios para el desarrollo saludable de tu pequeño, la que venden en farmacias tiene algunas contraindicaciones. Si durante los primeros meses tuviste que dársela por razones médicas o personales, deberás empezar a reducir la cantidad a favor de los alimentos sólidos a partir del sexto mes de vida de tu bebé.

Leche de vaca frente a leche de fórmula

Hasta los 12 meses de vida el organismo de tu hijo no estará preparado para digerir la leche de vaca por su elevada concentración de proteínas, minerales y por la composición de sus grasas. Pero a partir de los 9 meses ya podrá tomar yogur natural sin azúcar o queso suave, y al año puede tomar dos vasos al día de leche entera de vaca. De hecho, es más saludable para él que la de fórmula.

El valor energético que aportan las leches de fórmula es igual que el que aporta la leche animal. Con un año de edad tu hijo debería recibir aproximadamente un tercio de la energía diaria de la leche, dos vasos diarios. Las de crecimiento contienen azúcares añadidos que son peligrosos para la salud mientras que a la de vaca no se le añaden azúcares, solo lleva el suyo propio, la lactosa.

Las grasas que forman parte de las leches de fórmula tienen una composición similar a las de los alimentos que ya deberían estar en la dieta de tu hijo como el aceite de oliva, el pescado, los cereales o los huevos. Además, el contenido en calcio es inferior que en la leche de vaca y contiene un aporte extra de vitaminas que es absolutamente innecesario puesto que en la dieta variada que tiene que tomar tu hijo ya se encuentran todas las vitaminas que necesita.

Por último, el precio de las leches de crecimiento es muy elevado para una familia, unas tres veces más que el de la de vaca. Por lo cual, el ahorro al cabo de un año puede ser de unos 400 dólares dependiendo de la marca que compres. Resumiendo, siempre que puedas darle leche materna es preferible a cualquier otra combinándola con alimentos sólidos alrededor de los 12 meses de vida. Cuando no es posible darle el pecho, tendrás de prepararle de fórmula en los primeros meses y pasar a la de vaca al año.

Danos tu opinión