9 cuidados necesarios para el posparto
Concluido el embarazo empieza una nueva etapa para tu cuerpo conocida como posparto, en la cual tu cuerpo vuelve a su estado anterior.

9 cuidados necesarios para el posparto

Por Nonantzin Martinez*

 

El gran día llegó y por fin tienes a tu hijo en brazos. El embarazo concluyó y ahora empezará una nueva etapa para tu cuerpo conocida como posparto o puerperio, encaminada a que tu organismo vuelva al estado que tenía previo al embarazo; esto incluye cambios metabólicos, circulatorios, digestivos y una disminución en el tamaño del útero.

 

El puerperio ocurre en el lapso de 40 días –sí, se trata de la famosa cuarentena– y debes tener en cuenta que atravesarás por varias situaciones.

 

Para explicártelas a detalle, consultamos a la Dra. Cristina Jiménez Medrano, gineco-obstetra con práctica privada en el Hospital Ángeles de México. Aquí, una guía breve:

 

• Aparecerán los entuertos, que son contracciones bruscas y dolorosas del útero. Los experimentarás desde que nace el bebé y hasta una o dos semanas después, aproximadamente. Su función es hacer que el útero vuelva a su tamaño (proceso que se conoce como involución uterina). Cuando dicha involución no fue la correcta, es debido a que quedaron retenidos restos de placenta, lo que puede derivar en una infección y convertirse en una situación delicada. Si hay datos de fiebre o si después del tiempo normal de presentación de los entuertos continua el dolor, es importante que avises al médico.

 

• Tendrás loquios, que son sangrados provenientes de la cavidad uterina y que estarán presentes entre 6 y 8 semanas. Primero serán de color rojo intenso, después pasarán a un tono marrón y terminarán en un amarillo claro. El olor es similar al de la menstruación; si notas un olor fétido, debes comunicarlo a tu doctor. No olvides cambiar las toallas con frecuencia.

 

• Si te realizaron una episiotomía, utilizar compresas de hielo durante las 24 horas después del nacimiento ayuda a disminuirla inflamación y el dolor. También puedes aplicar una crema con xilocaína y fomentos calientes, pero secos. No olvides lavar la herida con agua y jabón y secarla bien, con una toalla suave y limpia. Después de ir al baño, el aseo del área perineal y anal debe hacerse de adelante hacia atrás (como normalmente se tiene que hacer). Cambia las toallas sanitarias frecuentemente. Si vas a estar sentada por mucho tiempo, utiliza una almohadilla en forma de dona para no presionar los puntos. Evita el estreñimiento tomando muchos líquidos y cuando ya no haya dolor, retoma los ejercicios de Kegel para fortalecer el piso pélvico. Si tienes muchas molestias, consulta con tu doctor sobre los medicamentos podrías tomar. Los puntos de sutura se absorben solos.

 

• Si tuviste una cesárea, la herida debe cuidarse sólo lavando el área con agua y jabón y colocando una gasa sobre ella. Recuerda mantenerla seca. Tu doctor retirará en unos días los puntos. Si te sientes cómoda usa faja, pero igual no pasa nada.

 

• No cargues pesado, ni levantes objetos, ni hagas esfuerzos innecesarios.

 

• Respecto a bañarte, si fue parto, puedes hacerlo en el momento que quieras. Si tuviste cesárea, hay que cubrir la herida para no mojarla; si esto es imposible, te puedes dar sólo un baño de esponja.

 

• Una vez que haya pasado el puerperio, podrías empezar a caminar o hacer ejercicio de manera gradual pero sin forzar a tus músculos. De forma natural irás bajando de peso.

 

• Algunas mujeres experimentan una depresión después del parto, que puede afectar su estado anímico con síntomas como ansiedad, llanto, tristeza, culpa y falta de interés por las cosas que normalmente le importaban, por la pareja y por el bebé. Si estos sentimientos no desaparecen pronto, es importante consultar con el médico. Es importante atenderla porque se puede pasar a una situación conocida como psicosis posparto. No dudes en pedir ayuda si te sientes deprimida o demasiado agotada.

 

• Descansa lo más que puedas (trata de dormir mientras tu hijo lo hace). No te estreses por no poder hacer tus actividades cotidianas, es normal que en este tiempo sólo alimentes y cuides al bebé, comas y duermas. Permite que alguien te ayude durante las primeras semanas.

 

• En general, se aconseja retomar la vida sexual pasada la cuarentena. La protección anticonceptiva recomendada por el médico es necesaria, ya que existe riesgo de embarazo a pesar de que pudieras estar lactando. Los cambios en el cuerpo son muchos, y aunque pueden ser molestos, la mayoría son normales y necesarios. Sólo si se presenta fiebre, escalofríos, dolor intenso en las mamas o en el vientre, mal olor, endurecimiento o secreción en la herida de la cesárea, falta de interés en el bebé y cansancio extremo, algo no está funcionando bien y es momento de notificarlo al médico tratante. Tranquila, el tiempo pasa rápido y en menos de lo que te imagines ya estarás de nuevo haciendo tu vida normal.

 

La especialista:

Dra. Cristina Jiménez Medrano

Tel. 52731230

cjmedrano@hotmail.com

 

*Nonantzin Martínez cree firmemente que para vivir bien y ser feliz hay que cuidar la salud y alimentarse correctamente; en pocas palabras, seguir buenos hábitos. Le gusta viajar, perderse por horas en librerías, beber té verde y tomar muchas fotos. En el medio editorial, ha sido parte de las revistas Padres e Hijos, Marie Claire, Glamour y Balance, entre otras. Actualmente escribe para Good Housekeeping Latinoamérica y para CNN México. Hace trece meses se estrenó como mamá.

    Danos tu opinión