Síntomas y tratamientos del reflujo
Es normal que un bebé escupa un poco de leche cada vez que se alimenta, el reflujo afecta su aumento de peso o le ocasiona molestias y debes tomar medidas.

Síntomas y tratamientos del reflujo

Es normal que un bebé escupa un poco de leche cada vez que se alimenta, incluso que a veces vomite toda la leche que acaba de tomar sin razón aparente. Mientras aumente de peso de forma saludable y no muestre signos de problemas respiratorios o dolor de garganta, un poco de reflujo es normal y no le causará ningún daño. Normalmente cuando el bebé llega al año de edad, ha superado el reflujo.

Causas del reflujo

La causa del reflujo es un esfínter esofágico débil. El esfínter es la válvula que regula el paso de los alimentos del esófago al estómago. Cuando no está bien desarrollado, los ácidos gástricos regresan hacia el esófago causando reflujo. Esto en los adultos se conoce como agruras o acidez.

Tratamiento

Si el reflujo de tu bebé le está ocasionando problemas de desarrollo, es de vital importancia llevarlo al pediatra para obtener un diagnóstico acertado y comenzar un tratamiento médico en caso necesario.

Hay algunas cosas que puedes hacer en casa para ayudar a tu bebé:

– Mantén al bebé en una posición más vertical cuando lo estás alimentando.
– Dale cantidades más pequeñas de comida, más veces al día.
– Asegúrate de que eructe después de cada toma de leche.
– Agrega cereal o fórmula a la leche, siempre y cuando el pediatra lo haya indicado.

Es posible que el médico te recomiende que elimines la leche de vaca de tu dieta si estás amamantando a tu pequeño. En caso de que tu bebé tome fórmula, es posible que te recomiende que cambies a una hipoalergénica ya que algunos bebés son intolerantes a la lactosa y esto aumenta el reflujo y los gases.

Es importante que no acuestes a tu bebé a dormir boca abajo a pesar de que puede disminuir los síntomas del reflujo. Dormir boca abajo aumenta el riesgo del síndrome de muerte súbita del bebé.

Si a pesar de todas las medidas anteriores, tu bebé sigue vomitando una buena parte de su alimento en cada toma, es momento de seguir un tratamiento médico con un especialista. Lleva a tu pequeño con el gastroenterólogo para que le haga análisis y obtengas el diagnóstico y tratamiento correcto para tu bebé.

Si una parte del contenido de su estómago se mete en sus vías respiratorias, puede darle pulmonía, tos o alguna otra afección del sistema respiratorio. Si tu bebé tose por las noches, además del reflujo, consulta al pediatra de inmediato.

Recuerda que en muchos casos el reflujo es normal, es parte del desarrollo del sistema digestivo de tu bebé y mientras no cause problemas no tienes nada de qué preocuparte.

    Danos tu opinión