Alimentos prohibidos antes del año de edad
Dar pecho a tu bebé los primeros seis meses de su vida no sólo le proporciona todos los nutrientes que su cuerpo necesita, también lo protege de una larga lista de enfermedades.

9 alimentos a evitar antes de los 12 meses

Por Georgina Ferrer*

 

Screen Shot 2015-08-05 at 11.14.19 AM

 

Dar pecho a tu bebé los primeros seis meses de su vida no sólo le proporciona todos los nutrientes que su cuerpo necesita, también lo protege de una larga lista de enfermedades. La lactancia puede evitar que desarrolle alergias, le ayuda a incrementar su inteligencia, lo proteger de obesidad, etc. A ti te puede proteger de cáncer de mama, puede ayudarte a reducir el estrés y la depresión posparto. Si por algún motivo no puedes darle pecho, es recomendable darle únicamente leche de fórmula, la cual contiene todos los nutrientes para su desarrollo.

 

Normalmente a partir de los seis meses de edad, el sistema digestivo de un bebé está lo suficientemente maduro para comenzar a digerir algunos alimentos sólidos. Dependiendo de cada pediatra, tu bebé irá degustando nuevos sabores y texturas hasta que a los doce meses ya pueda comer “prácticamente todo”.  Sin embargo, su sistema digestivo se seguirá desarrollando y los dos primeros años de vida son cruciales para tener un sistema digestivo sano.

 

Algunos piensan que el sistema digestivo sólo sirve para digerir alimentos, pero la realidad es que juega un papel importantísimo en la salud general de una persona. Sin un sistema digestivo sano, tu bebé no podrá absorber todos los nutrientes que necesita para desarrollarse y crecer saludable. Casi el 80% del sistema inmunológico de un individuo se encuentra en la pared intestinal y si ésta no se encuentra en óptimas condiciones, puede afectar a tu hijo de muchas maneras, incluyendo su peso al crecer, su condición nutricional, su desarrollo físico, cognitivo y hasta sus emociones.

 

Existen algunos alimentos que son muy difíciles de digerir, nos quitan energía y nutrientes para el desarrollo, además de que pueden ocasionar reacciones alérgicas que pueden afectar las condiciones de las paredes intestinales y por ende la salud en general. Las enzimas en el intestino delgado comienzan a aparecer alrededor de los 9 meses de edad y alcanzan su nivel potencial a los 18 meses. La inhabilidad de producir estas encimas y de digerir adecuadamente cierto tipo de alimentos puede interferir con la absorción de sus nutrientes y llevar a un bebé a tener bajo peso y mala salud. Por esta razón es mejor evitar estos alimentos antes de los 12 meses de edad y de preferencia esperar hasta los 18 meses.

 

Algunos de estos alimentos son:

 

leche-vaca

  • Leche de vaca y de soya: Un bebé no puede digerir las proteínas de la leche de vaca y de soya, además no contienen todos los nutrientes que tu bebé necesita y contienen minerales en cantidades que pueden afectar sus riñones.

 

 

miel

  • La miel de abeja: La miel puede tener esporas que el cuerpo de un niño o un adulto eliminan pero que en el de un bebé pueden crecer fácilmente, provocarle botulismo y poner en riesgo su vida.

 

 

sal

  • Sal: El exceso de sodio pude provocar problemas en los riñones del bebé.

 

 

azúcar

  • Azúcar: Dar de comer cosas dulces a un bebé le puede provocar fluctuaciones de azúcar en la sangre y caries.

 

 

frutos-rojos

  • Frutos Rojos: Las fresas, frambuesas, zarzamoras y moras azules son algunos frutos que pueden favorecer reacciones alérgicas.

 

 

huevos

  • Huevos: Los huevos pueden provocar reacciones alérgicas. Hay que comenzar por la yema y más adelante la clara.

 

 

mariscos

  • Mariscos: Pueden provocar reacciones alérgicas.

 

frutos-secos

  • Frutos secos: Las nueces, almendras y otros frutos secos pueden provocar alergias, especialmente los cacahuates.

 

Otros alimentos que no se aconsejan son, jugos de frutas, gaseosas, embutidos, comidas procesadas, gelatina, mucho pan y galletas saladas, chocolate, cítricos.

 

 

*Georgina Ferrer siempre ha sido una apasionada de la nutrición y la buena salud. En 2009 se mudó a vivir a Bélgica, y ahí se dio cuenta  de que sus hijos tenían muchos problemas de intolerancias alimenticias que les causaban enfermedades. Fue entonces que comenzó a leer libros de salud integral y decidió estudiar Nutrición Holística en el Institute for Integrative Nutrition en Nueva York. Así mismo, siguió cursos de Comida Viva con el gran Chef Pol Grégoire. Hoy en día es Health Coach y se dedica a dar asesoría y cursos de nutrición y cocina mamás y niños que quieren cambiar sus hábitos alimenticios para vivir una vida más saludable, más plena y feliz. 

 

 

    Danos tu opinión