Endulzantes y edulcorantes en el embarazo

Endulzantes y edulcorantes en el embarazo

Con qué endulzas tu comida cuenta mucho, y más cuando estás embarazada.

Por Georgina Ferrer*

Siempre, pero especialmente en el embarazo, hay que cuidar que cada cosa que comas tenga un aporte nutricional, no solo para el beneficio y desarrollo del bebé, si no también para asegurar tu salud durante esta etapa y en el posparto. Una alimentación variada y adecuada es esencial y desde luego, hay que tomar en cuenta con qué endulzas tus bebidas y alimentos y en qué cantidades los consumes.

Los endulzantes comunes (azúcar, jarabe de maíz de alta fructuosa, etc.), generalmente tienen un aporte calórico muy grande, carecen de nutrientes, promueven las fluctuaciones de azúcar en la sangre, los excesos en su consumo se acumulan en forma de grasa y propician la obesidad y la diabetes. Desgraciadamente, estos dos ingredientes están escondidos con muchos nombres en la mayoría de los alimentos procesados; es importante leer las etiquetas de los alimentos para evitar su ingesta excesiva.

Existen algunos endulzantes naturales que tienen un índice glicémico más bajo como la miel de agave y la estevia deshidratada (no tiene calorías) y que cuando no son procesados, ofrecen algunas vitaminas y minerales. Otros endulzantes naturales como la miel de abeja, el jarabe de maguey, el azúcar de palma de coco o el jarabe de arroz integral tienen un aporte calórico parecido al del azúcar con la diferencia de que aún conservan sus nutrientes. Es muy importante tomarlos con moderación para evitar un aumento excesivo de peso y diabetes gestacional.

Los edulcorantes son sustitutos del azúcar que endulzan sin aportar calorías, generalmente se utilizan en gaseosas y alimentos procesados denominados “light”. Algunos de ellos son: aspartame, sacarina, sucralosa, acesulfamo-K, ciclamato, manitol, etc. Con la promesa de que “no engordan” o que “son recomendables para diabéticos” la gente abusa de su consumo o los come pensando en que son más sanos. Lo cierto es que generalmente se encuentran en alimentos procesados, llenos de químicos y conservadores con aporte nutricional es muy bajo.

En Estados Unidos la FDA recomienda a las mujeres embarazadas evitar el consumo de sacarina, estudios revelan que penetra directamente en la placenta, el feto no puede deshacerse de esta sustancia y el bebé puede desarrollar cáncer de vejiga. El ciclamato no se recomienda a ningún ser vivo porque se considera cancerígeno.

A pesar de que la FDA no desaprueba el uso de otros edulcorantes en el embarazo, son sustancias químicas muy difíciles de desechar y el cuerpo tiene que trabajar mucho para eliminarlos, en muchos estudios recientes, hay evidencia de que sustancias como el aspartame estimulan el apetito, aumentan el antojo por los carbohidratos, estimulan la acumulación de grasa y el aumento de peso. Esto sucede porque estimula la liberación de insulina y leptina, dos hormonas directamente relacionadas con la saciedad y la acumulación de grasa, además de que son las hormonas que regulan el metabolismo.

Algunas soluciones sanas para endulzarte la vida durante este periodo tan importante asegurándote de que estás consumiendo lo mejor para ti y tu bebé son:

  • Frutas de temporada, de todos los colores
  • Aguas frescas, sin azúcar
  • Verduras dulces como el camote, betabel, calabaza amarilla, zanahoria. Son una fuente enorme de vitaminas y minerales y te quitarán los antojos por los alimentos dulces.
  • Los granos enteros, no harinas procesadas. Te mantendrán saciada y te nutrirán más.
  • Si necesitas endulzar algunas cosas, opta por miel de abeja o estevia en polvo no procesada (la encontrarás en tiendas de productos naturales u orgánicos).

*Georgina Ferrer siempre ha sido una apasionada de la nutrición y la buena salud. En 2009 se mudó a vivir a Bélgica, y ahí se dio cuenta  de que sus hijos tenían muchos problemas de intolerancias alimenticias que les causaban enfermedades. Fue entonces que comenzó a leer libros de salud integral y decidió estudiar Nutrición Holística en el Institute for Integrative Nutrition en Nueva York. Así mismo, siguió cursos de Comida Viva con el gran Chef Pol Grégoire. Hoy en día es Health Coach y se dedica a dar asesoría y cursos de nutrición y cocina mamás y niños que quieren cambiar sus hábitos alimenticios para vivir una vida más saludable, más plena y feliz.

    Danos tu opinión