Todo lo que necesitas saber para decirle adiós a los pañales
Podemos esperar que nuestros hijos empiecen a demostrar un interés por el baño alrededor de los dos años. Nuestra experta te da muchos consejos para quitarle los pañales a tu hijo.

Todo lo que necesitas saber para decirle adiós a los pañales

 

El entrenamiento para ir al baño no empieza a la misma edad para todos los niños, pero sí podemos esperar que nuestros hijos empiecen a demostrar un interés por el baño alrededor de los dos años. El deseo por tener más independencia que demuestran los pequeños alrededor de esa edad contribuye a su creciente interés por aprender a ir al baño por su cuenta. Como toda nueva habilidad, el entrenamiento para usar el baño se desarrolla a lo largo de un tiempo, normalmente empezando por controlar sus deposiciones por la noche y terminando cuando el niño ya tiene control de sus funciones durante el día y la noche. Aprender a ir al baño es parte del proceso de desarrollar hábitos de higiene personal como secarse, lavarse las manos, etc. Todos pasos importantes en este aprendizaje.

 

La importancia de esperar a que tu hijo esté listo para dejar los pañales

Cada niño va a adquirir las habilidades para usar el baño a su propio tiempo. Como en muchas otras ocasiones, lo importante es que no pongamos estrés innecesario y que les apoyemos durante el camino, tanto en sus logros como en los pasos atrás (que acostumbran a estar presentes y son parte normal de aprender una nueva habilidad). Piensa en enseñar a un niño a ir en bicicleta. No lo regañarías por caerse de vez en cuando, entonces tampoco debemos hacerlo durante el entrenamiento para ir al baño cuando hay pantalones mojados o sucios.

La Academia Americana de Pediatría recomienda que esperemos a empezar el entrenamiento para ir al baño cuando el niño empiece a mostrar signos de que está listo.

 

Signos de que un niño está listo para quitarle los pañales

  1. El niño puede mantenerse seco durante dos horas durante el día, o está seco después de una siesta.
  2. Podemos predecir por sus expresiones, postura o palabras cuando va a ir al baño.
  3. El niño puede seguir instrucciones simples.
  4. Puede caminar hasta el baño y ayudar a sacarse la ropa.
  5. Pide usar el baño o bacinica.
  6. Parece incómodo cuando tiene un pañal sucio.

No es recomendable empezar este proceso si el niño está pasando por un gran cambio en su vida (por ejemplo, un nuevo hermanito, una nueva casa o una crisis familiar).

 

Entrenamiento progresivo

El pediatra T. Berry Brazelton nos recomienda hacer el entrenamiento del baño de manera muy progresiva, involucrando a tu pequeño en todo momento. Dale oportunidades para que te observe a ti usando el baño o mejor todavía a un hermanito o amigo que ya lo use.

Háblale acerca de cómo los niños y las personas mayores usan el baño y el porqué. Cuando juegue con muñecas, puedes introducir el baño como parte de su juego. Escoge un día para hacer una visita especial e ir a comprar una bacinica u orinal. En general, la bacinica es más recomendable que el baño de adultos con un soporte, ya que es más fácil para los niños usarlo cuando pueden poner sus pies en el suelo. Si decides comprar un soporte para el baño de adultos, puedes comprar también una banqueta para que los pies del niño no estén colgando.

  • Déjale que escoja su propia bacinica y haz que la experiencia sea divertida y positiva.
  • Anímale durante el proceso, hablándole de lo maravilloso que es que vaya a empezar su entrenamiento para ir al baño.
  • Deja que tu niño juegue con la bacinica y no la obligues a sentarse enseguida (a no ser que quiera).

Familiarizarse con la bacinica le hará sentirse más cómodo. Invítale a sentarse en la bacinica cuando le veas hacer gestos de que está defecando. No te preocupes si no quiere sacarse el pañal al principio, puedes dejarle sentar con el pañal puesto y con el tiempo quitárselo.

  • Invítale a usar la bacinica (o potty) de manera regular.
  • Puedes poner libros llamativos (hasta libros relacionados con el uso del baño) para que lea cuando usa la bacinica. También puedes decorar el área para que sea un lugar agradable para él.
  • Intenta ver si tu niño tiene un patrón de usar el baño (puedes hacer una tabla y marcar durante una semana cuando va al baño, así observarás si es más o menos a la misma hora y si tiene algún patrón específico de comportamiento).
  • Ofrécele la bacinica en esos momentos pero no le fuerces a usarla.

 

¡Hemos de ser muy pacientes durante este proceso! Y no forzarles o castigarles para evitar experiencias negativas. Recuerda, toda nueva habilidad toma su tiempo. Cuando tu niño empiece a demostrar más interés, invítala a usar el baño cada dos o tres horas, especialmente si ves cualquier signo de que quiere usar el baño (por ejemplo, caras de esfuerzo, piernas cruzadas). También puedes dejarle estar sin pantalones en casa, esto les ayudará a entender mejor sus necesidades. No te preocupes si hay algún accidente.

 

Pequeños curiosos

Es normal en esta edad que los niños muestren interés por sus deposiciones, les fascina que algo haya salido de dentro de ellos. No te preocupes y ves enseñándoles que no es algo con lo que queremos jugar, pero que es parte normal de todos nosotros. Algunos niños muestran mucho miedo de la cadena del baño. La idea que algo que salió de ellos puede desaparecer tan rápidamente les aterroriza. Por eso es recomendable no tirar de la cadena al principio. Otros niños tienen miedo de irse ellos por el baño cuando tiramos la cadena, poco a poco, se irán familiarizando con el proceso y sintiéndose más seguros.

 

¡Pañales fuera!

Cuando el niño empiece a mostrar interés y usar la bacinica o baño, puedes probar quitarle los pañales durante el día. Recuerda que los accidentes son una parte muy normal de este proceso. A menudo ocurren cuando están jugando con mucha intensidad y se olvidan de escuchar lo que pasa en su cuerpo. Empieza enseñando a los niños a hacer pipí sentados, es más fácil que aprender a apuntar. Con el tiempo, pueden empezar a practicar hacer pipí parados.

Enséñale a las niñas a secarse de delante a detrás (para evitar infecciones). También es importante enseñarles a lavarse las manos después de usar el baño, así fomentamos buenos hábitos de higiene.

Recuerda celebrar siempre sus logros, puedes tener una tabla de estrellas cerca de la bacinica o baño y darle una pegatina cada vez que use el baño. Contar las estrellas al final del día o cada dos días y celebrar sus nuevas habilidades. Tu pequeño está dando un gran paso adelante, ¡anímale y goza de su aprendizaje!

 

La Dra. Helena Duch es psicóloga infantil y familiar especializada en trabajar con familias que están planeando, esperando y criando a niños en la primera infancia. La Dra. Helena tiene un doctorado en psicología infantil y escolar de New York University y una maestría en Psicología del Desarrollo Infantil de Columbia University y es licenciada en Psicología Clínica por la Universidad Ramon Llull en Barcelona. Además la Dra. Helena está licenciada como psicóloga en el estado de Nueva York y en España, su país natal.

 

NOTA: Este artículo es para fines educativos solamente y no reemplaza una consulta médica o psicológica. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema de salud o de comportamiento sino consultar a algún médico o profesional de salud mental que te examine en persona y que esté autorizado para practicar su profesión en la localidad donde vives.

Danos tu opinión