La importancia de consumir Omega-3 en el embarazo
Los Omega-3 son ácidos grasos esenciales, y resultan críticos para la salud del corazón, el desarrollo cerebral, reducir el colesterol, controlar la presión arterial, y proteger la salud ósea, entre otros grandes beneficios.

La importancia de consumir Omega-3 en el embarazo

colaboradora5Descubre los beneficios del consumo de ácidos grasos durante el embarazo y la lactancia.

Por Georgina Ferrer*

Los Omega-3 son ácidos grasos esenciales, y resultan críticos para la salud del corazón, el desarrollo cerebral, reducir la inflamación, los dolores en articulaciones, manejar la depresión, reducir el colesterol, controlar la presión arterial, y proteger la salud ósea, entre otros grandes beneficios.

Los dos Omega-3 más benéficos son el ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido eicosapentanoico (EPA) y se encuentran en peces de agua fría, mariscos, plantas marinas y algunas algas. Estos ácidos trabajan en conjunto, pero cada uno tiene funciones diferentes. El EPA apoya la salud del sistema inmunológico y del corazón y controla la inflamación. El DHA apoya el cerebro, el sistema nervioso central y la vista por lo que es sumamente importante su consumo.

En el embarazo y la lactancia, los ácidos grasos Omega-3 son esenciales para el desarrollo del cerebro, sistema nervioso central y visual del bebé. Además, después del parto se utilizan para la producción de leche materna. Si no se encuentran en cantidades adecuadas en la dieta, se pone en riesgo la salud y desarrollo de la madre y el bebé. Hay estudios que afirman que agregar EPA y DHA a la dieta durante la gestación tiene un efecto muy positivo en el desarrollo visual y cognitivo del bebé, entre más alto sea su consumo se puede reducir el riesgo de alergias en el bebé, puede ayudar a aumentar su peso al nacer, prevenir partos prematuros, preeclampsia y depresión post parto.

La mejor fuente de Omega-3 son los pescados de agua fría como la sardina, la macarela, el salmón, el atún, el bacalao, las anchoas y el arenque. Sin embargo, últimamente hay una gran preocupación por la ingesta de pescado contaminado con mercurio y sus efectos en la salud, especialmente en el embarazo. Se dice que entre más pequeños son los peces, es menor la cantidad de mercurio en su organismo. En México una opción segura y barata son las sardinas frescas que no son muy apreciadas ni fáciles de conseguir, pero tienen un gran aporte nutricional. Si no encuentras sardinas, se recomienda comer cualquiera de esos pescados máximo dos veces por semana. Tomar un aceite de pescado purificado de alta calidad y de una buena marca tiene los mismos beneficios sin riesgo de toxicidad. Sin embargo, es muy importante investigar los estándares de calidad que manejan los fabricantes y tomar en cuenta los siguientes parámetros, sabor, olor, frescura, potencia, biodisponibilidad, sustentabilidad y costo.  (http://chriskresser.com/the-definitive-fish-oil-buyers-guide).

Tomar aceites de mala calidad puede tener el efecto contrario en tu salud. También hay fuentes vegetales de Omega-3 que se llaman ALA (ácido alfalinoléico) y que el cuerpo transforma en EPA y DHA. Sin embargo los Omega-6 inhiben esta transformación y es más difícil obtener las cantidades requeridas de estos ácidos esenciales. Algunas de ellas son las semillas de linaza, chía, semillas de cáñamo, algas, frijoles, vegetales verdes, moras, arroz salvaje, kumkuats, mangos y coles. La dosis recomendada durante el embarazo y la lactancia  por la mayoría de los investigadores es entre 300 y 500 mg de una combinación de EPA y DHA.   *

*Georgina Ferrer siempre ha sido una apasionada de la nutrición y la buena salud. En 2009 se mudó a vivir a Bélgica, y ahí se dio cuenta  de que sus hijos tenían muchos problemas de intolerancias alimenticias que les causaban enfermedades. Fue entonces que comenzó a leer libros de salud integral y decidió estudiar Nutrición Holística en el Institute for Integrative Nutrition en Nueva York. Así mismo, siguió cursos de Comida Viva con el gran Chef Pol Grégoire. Hoy en día es Health Coach y se dedica a dar asesoría y cursos de nutrición y cocina mamás y niños que quieren cambiar sus hábitos alimenticios para vivir una vida más saludable, más plena y feliz.

 

    Danos tu opinión