¡No te agobies con las visitas!
¿Cómo evitar agobiarse con las visitas cuando nace tu bebé? Con el nacimiento de un nuevo bebé llegan las muy bien intencionadas visitas, pero a veces la compañía constante no es lo que necesitamos. ¿Cómo manejamos las visitas?

Cómo evitar agobiarse con las visitas cuando nace tu bebé

C mo evitar agobiarse con las visitas cuando nace tu beb

¿Cómo evitar agobiarse con las visitas cuando nace tu bebé? Si ya llegó tu recién nacido y todo el mundo quiere conocerlo, es normal sentirse abrumada. Probablemente estás agotada y las visitas, aunque muy bien intencionadas, puede que no sean siempre lo que deseas. ¿Cómo manejamos esta situación?

Organízate antes del parto
Como medida preventiva, piensa antes de tener a tu bebé qué es lo que te gustaría que sucediera a nivel de visitas. ¿Quieres tener visitas en el hospital? ¿Prefieres esperar hasta la llegada a casa? Informa a tus familiares y amigos acerca de tus deseos, así evitarás visitas inesperadas o incómodas. Igualmente, es buena idea crear una lista de teléfonos o direcciones de correo electrónico que te permitan notificar fácilmente de la llegada de tu bebé y también puedes incluir un breve mensaje donde cuentes tus deseos acerca de las visitas. Puedes usar los anuncios de nacimiento de Todobebé. Haz que tu pareja o algún familiar mande este mensaje cuando llegado tu recién nacido.
Visitas en el hospital

Depeniendo del tipo de parto que tuviste, vas a tener más o menos energías. Puede que tengas muchas ganas de tener a todos tus familiares y amigos venir a visitarte pero después de pasar largas horas en  trabajo de parto y de dormir poco, quizás cambiaste de idea. No dudes en expresar tus necesidades a tu pareja o tus familiares más allegados quienes pueden manejar las visitas y permitirte descansar y adaptarte a tu nuevo rol como mamá. Si tienes ganas de recibir visitas, invita a tus amigos y disfruta de enseñarles a tu bebé. Los pediatras no recomiendan que traigas a otros niños al hospital (a no ser que sean los hermanitos) para evitar que tu recién nacido esté expuesto a gérmenes.

El regreso al hogar con tu bebé recién nacido
Una vez en casa, el acceso de las visitas es mucho más constante. Tus familiares y amigos saben dónde encontrate y tendrán muchas ganas de venir a conocer al nuevo bebé y a hacerle compañía a sus padres. Aprovecha estas visitas para pedir ayuda con las tareas que se te hacen difíciles los primeros días después de tener un bebé. A tus amigos les encantará ser útiles y te será un gran servicio. Puedes pedir ayuda con la compra, cocinar o hasta ayudarte con la lavandería. También puedes aprovechar algunas visitas de tus amigos más allegados para hacer una siestecita mientras ellos pasan un tiempito con el bebé.
Habla con tu pareja y decidan si quieren tener muchas visitas de golpe… como una mini celebración del bebé (en inglés se llaman “open house”) o si prefieren que sus familiares y amigos vengan de uno en uno. Sea lo que sea, disfruten mucho de su bebé y de presumirlo a sus amigos.

Danos tu opinión