La higiene de los dientes de los bebés
El cuidado dental de tu bebé debe comenzar antes de la salida de su primer dientecito. La limpieza dental de los bebés es tan importante, que incluso aunque los dientes de leche no son permanentes, las caries dentales pueden apurar este proceso.

La higiene de los dientes de los bebés

El cuidado dental de tu bebé debe comenzar antes de la salida de su primer dientecito. La manera más simple es pasarle diariamente un pañito o gasa húmeda sobre las encías o cepillarlas muy suavemente con un cepillo de dientes suave para bebé y solamente con agua, ¡sin dentífrico! La pasta dental está bien una vez que tu chiquito haya crecido lo suficiente como para escupir el dentífrico al lavarse los dientes. Escoge una pasta que tenga flúor y no dejes que la trague o que la tome directamente del tubo, porque una sobredosis de flúor puede ser peligrosa para los pequeños.

La limpieza dental de los bebés es tan importante que, aunque los dientes de leche no son permanentes, las caries dentales pueden apurar este proceso y dejar huecos antes de que los dientes permanentes estén listos para salir. Entonces los dientes de leche que aún no se hayan caído, podrían llegar a agruparse para intentar llenar los espacios, lo que puede ocasionar que los dientes fijos salgan torcidos o fuera de lugar.

Después de que todos los dientes del bebé hayan salido, es una buena idea cepillarlos como mínimo dos veces al día, especialmente después de las comidas. También es importante que tu chiquito se acostumbre a utilizar el hilo dental desde temprano. Un buen momento para comenzar a utilizar el hilo dental es cuando los dientes empiezan a estar uno al lado del otro. Es importante que consultes con tu dentista para que te indique cómo utilizar el hilo dental en unos dientes tan pequeñitos.

Para prevenir las caries dentales: no permitas que el bebé se quede dormido con un biberón (mamila, tetero, botella). La leche o el jugo pueden permanecer en su boca y causar caries y placa dental.
La Asociación Dental Americana (The American Dental Association) recomienda que los niños visiten a un dentista desde el primer año de edad, después que de seis a ocho dientes ya están en su sitio.

Los dientes y las encías saludables son esenciales para una buena salud en general. Los problemas y las enfermedades dentales pueden llevar a una nutrición insuficiente, infecciones dolorosas y peligrosas, problemas en el lenguaje y de autoestima.

Recomendaciones para el cuidado dental del bebé:

  • No dar al niño el biberón de leche o jugo en la cama. Se debe utilizar solamente agua para la toma del niño a la hora de acostarse.
  • La primera visita del niño al odontólogo debe ser entre el momento en que aparece el primer diente (5 a 8 meses) y el momento en que todos sus dientes primarios son visibles (antes de los 2 años y medio). Muchos odontólogos recomiendan una visita de prueba para exponer al niño a las vistas, sonidos, olores y sensaciones del consultorio antes de la consulta real.
  • Se pueden requerir tratamientos adicionales (aparatos de ortodoncia) para prevenir problemas a largo plazo.
  • Las consultas regulares al odontólogo (al menos cada 6 meses) aseguran el reconocimiento y tratamiento oportuno de los problemas que se presenten. El cuidado apropiado proporcionará dientes y encías saludables para toda la vida.
  • El niño puede sufrir trauma dental a medida que se vuelve más activo. La pérdida o daño a los dientes (astillas, cambios de posición) y las encías se deben tratar como emergencias odontológicas para prevenir que se presente infección, pérdida o daño de los dientes, las raíces o encías. Incluso, el daño a los dientes primarios se debe tratar para prevenir la aparición de problemas futuros con el desarrollo de los dientes.
  • Si el niño pierde un diente en una caída u otra lesión es recomendable tratar de encontrar el diente, evitar tocar la raíz, enjuagar cuidadosamente el diente con agua potable, colocar el diente limpio nuevamente en su cavidad y hacer que el chiquito lo mantenga en su lugar utilizando sus deditos. Si nadie puede hacerlo, se aconseja colocar el diente en leche fría, solución salina (como la solución utilizada para los lentes de contacto) o saliva (guardándolo bajo la lengua). Inmediatamente se debe llevar el niño con su diente a un sitio donde pueda recibir asistencia odontológica.
  • Un lugar ideal para hacer que un pequeñito practique cepillarse los dientes es la bañera.
  • Es importante que el niño pueda verse en un espejo mientras se cepilla los dientes.
  • Una buena motivación es tener cepillos de dientes de diferentes colores y dejar que el niño elija su color favorito para ese día.
  • Dos minutos es un período de tiempo ideal para el cepillado de dientes.

Danos tu opinión