6 mitos y realidades de la Fertilización in Vitro
Ya 5 millones de bebés han nacido gracias a la técnica de la fertilización in vitro o FIV. Te explicamos algunos mitos y realidades sobre este método de fertilización asistida que ha ayudado a tantas familias a tener un hijo.

6 mitos y realidades de la Fertilización in Vitro

Ya 5 millones de bebés han nacido gracias a la técnica de la fertilización in vitro o FIV. Te explicamos algunos mitos y realidades sobre este método de fertilización asistida que ha ayudado a tantas familias a tener un hijo.

La ansiedad y depresión aumentan la infertilidad

Esto es un mito. Ya existen diversos estudios que desmienten que una mujer estresada tiene menos posibilidad de concebir. La investigación más reciente fue publicada en junio del 2012 en la revista especializada Fertility and Sterility, liderada por la psicóloga clínica del centro para la reproducción humana de San Francisco de la Universidad de California,  Lauri A. Pasch. Ella junto a sus colegas no hallaron diferencias en la probabilidad de concebir entre mujeres que mostraban síntomas de depresión y ansiedad comparadas con las que no estaban estresadas.

Otro estudio del Reino Unido analizó si la salud mental de 339 mujeres que deseaban concebir de manera natural tenía alguna relación con su capacidad de lograr un embarazo. ¿El resultado? No encontraron relación alguna.

 

No poder concebir puede causar depresión

Esto es una realidad. La psicóloga Pasch halló en su investigación que el 60 por ciento de las mujeres que no lograron concebir después de un ciclo de FIV mostraba signos de ansiedad y el 44 por ciento tenía depresión clínica (comparado con un 26 por ciento antes del tratamiento). Si llevas más de un año intentando concebir un bebé y notas que estás muy triste, desanimada o ansiosa, por favor consulta con tu médico, ya que existe tratamiento y necesitas saber que puedes superar el momento que estás viviendo.

 

La FIV sólo se usa para mujeres con trompas bloqueadas o dañadas

Esto es un mito. La fecundación in vitro en un principio se utilizó para aquellas mujeres cuyas trompas se encontraban bloqueadas, dañadas o ausentes, pero actualmente su aplicación se extiende a esterilidad causada por endometriosis, factor masculino, causas inmunológicas y esterilidad sin causa aparente.

 

La inseminación artificial es lo mismo que la FIV

Esto no es cierto. La inseminación artificial consiste en la introducción del semen en el útero a través de una cánula especial para mejorar las probabilidades de embarazo. La FIV, en cambio, es un método de reproducción asistida en el cual los espermatozoides y los oocitos se unen fuera del cuerpo en una cápsula de laboratorio. Si la fertilización ocurre, el embrión resultante es transferido al útero donde se implantará por sí solo.

 

Hay relación entre más defectos congénitos y la FIV

Aunque los investigadores desconocen la razón, una investigación reciente  de  la universidad china Nanjing Medical University sí indica una mayor incidencia de defectos de nacimiento entre los bebés que han nacido gracias a la fertilización asistida, ya sea mediante FIV o el método ICSI. Luego de evaluar a 124.000 nacimientos, determinaron que los bebés concebidos a través del método in vitro tenían un 37% mayor de probabilidad de sufrir algún tipo de defecto congénito. Los expertos dicen que aun se debe investigar más el tema.

Hacerte un in vitro significa que tendrás mellizos, trillizos o más bebés

Esto es un mito. La fecundación in vitro no es sinónimo de embarazos múltiples. Es más, muchos médicos se rehúsan a transferir más de un embrión a las mujeres menores de 35 años. En muchos países incluso prohiben transferir más de un o dos embriones por ciclo. Hay mayor incidencia de embarazos múltiples entre quienes se someten a tratamientos para estimular la ovulación en combinación con la inseminación artificial que entre quienes se someten a una FIV.

Danos tu opinión