Bocadillos o snacks para después de la escuela
Los niños suelen llegan con mucha hambre de la escuela y a veces se nos acaban las ideas de lo que les podemos dar. Tenemos algunas ideas para que sus meriendas ya no sean repetitivas, sino creativas y deliciosas, ¡además de saludables!

Bocadillos o snacks para después de la escuela

 

Después de descargar sus energías en la escuela, los niños suelen llegar con mucha hambre y casi no nos dan tiempo de prepararles algo rico pero saludable. Lo peor de todo es ver las opciones de comidas rápidas que ofrecen los supermercados por un precio mayor y con mucha más grasa, azúcar y con pocos o ningún nutriente.  Mejor ten en cuenta estos consejos y ejemplos que te traemos para que le ofrezcas a tus hijos meriendas saludables pero además apetitosas al regreso de las clases.

Vegetales fuera de lo común

Los vegetales pueden ser muy ricos en comidas o en ensaladas, y hasta con una salsa para remojarlos. Una variación deliciosa y dulce es untar trozos largos de apio o zanahoria con mantequilla de maní y poner un par de pasas encima para darle un toque dulce. Puedes dejar que tus hijos los hagan solos (si les das los vegetales ya cortados) y puede que te sorprenda lo mucho que les gustará esta nueva idea.

Frutas divertidas

Aunque siempre deben de comer frutas de todas formas, haz que sean un poquito más divertidas cortándolas en trozos largos y ofreciéndolas con yogurt para que tus niños las bañen en él y se las coman. Otra buena idea para incorporar frutas con yogurt es en batidos con leche o congelando un poco en vasitos pequeños o moldes para comérselo como helado. Y si no les gusta mucho el yogurt o buscas otra forma más de comer frutas, corta unas cuantas de diferentes colores y mézclalas con un poco de jugo de naranja o de manzana para que coman una rica ensalada de frutas.

Cereales y nueces

Hay muchas mezclas preparadas de nueces, frutas secas y cereales que tienen azúcar en exceso. Prepara tu propio surtido combinando lo que tengas en casa como pasas, frutas secas, nueces, maníes, cereales bajos en azúcar y hasta unas cuantas chispas de chocolate para que además de reducir la cantidad de grasas y azúcares, ahorres dinero de tu bolsillo.  Puedes también hacer una cantidad grande y dejarlo en un moldes o separarlo en bolsitas plásticas listas para comer.

No olvides que un bocadillo no puede sustituir a la cena o la comida así que procura que sean nutritivos pero sírvelos en cantidades pequeñas para que cuando llegue la hora de comer tus niños no estén muy llenos.

    Danos tu opinión