Qué son los cólicos y cómo calmar a tu bebé
Tu bebé está inquieto, comienza a llorar, sucede casi todos los días a la misma hora y todo se alborota. La causa exacta de los cólicos es desconocida y se calcula que hasta un 20 % de los recién nacidos sufre de esta molestia.

Qué son los cólicos y cómo calmar a tu bebé

Tu bebé está inquieto, comienza a llorar, sucede casi todos los días a la misma hora y todo se alborota. La colombiana Uchi Botero lo sabe bien. “Desde que era bebé, cuando cumplió 3 meses lloraba todos los días, de noche a 11 de la noche sin parar. Era la primera bebé y tenía mucho miedo”, cuenta.

La causa exacta es desconocida y se calcula que hasta un 20 por ciento de los recién nacidos sufre de esta molestia que provoca llantos constantes, pero no necesariamente por gases como se tiende a creer. Se desarrollan entre el primer y tercer mes de vida.

El doctor José Rosa-Olivares, pediatra del Miami Children’s Hospital, explica que el simple llanto del bebé no define que el niño esté sufriendo de cólicos. “Lo que diferencia a los cólicos de otros problemas donde los bebitos están irritados, es que por lo general los cólicos ocurren en unas horas que son por lo general cuando van pasando los días, durante la misma hora todos los días”.

Si definitivamente es el caso de tu bebé, hay ciertas cosas que lo pueden calmar. El doctor Rosas señala que hay “sonidos que son constantes como sonidos eléctricos, el sonido de la secadora de pelo, la lavadora de plato o la lavadora que están cerca del niño, hacen que muchas veces el niño se tranquilice cuando está en ese momento más irritado”.

A Uchi Botero le dieron ese consejo, pero no funcionó tan bien como esperaba. “La cargaba, la ponía con la vibración, prendía la ducha porque por distracción, no es que se calmen, es que como se distraen se les olvida el dolor”, recuerda. “Entonces “prrrrrrr” la aspiradora, hacía de todo, le daba vueltas en el carro, pero lloraba inconsolablemente por horas, yo me estaba volviendo loca con eso, fue horrible?.¡¡¡Horrible!!!”.

Los médicos saben que el llanto constante del bebé puede desesperar a los padres y dicen que no hay que esperar a que uno esté sintiendo que va a enloquecer. “Es el momento no necesariamente de llamar al medico, pero a lo mejor llamar a un familiar, tomarse un poco de tiempo, dejar que otra persona cuide al niño y así evitar pues las preocupaciones que se están teniendo en ese momento”, aconseja el doctor Rosa-Olivares.

Un consejo importante, porque el bebé se calma más fácil cuando no percibe ansiedad en quienes lo rodean.

Danos tu opinión