Tratamientos de fertilidad: Un camino de esperanza
La buena noticia es que en la actualidad, los avances de la medicina ofrecen la posibilidad de efectivos tratamientos de fertilidad que brindan una ayuda y esperanza para quienes les resulta difícil quedar embarazadas.

Tratamientos de fertilidad: Un camino de esperanza

Una prueba de embarazo positiva puede generar una diversidad de emociones. Sin embargo, la mujer que ha experimentado tener pruebas de infertilidad, por lo general le resulta difícil dejar de vivir atemorizada. Aunque algunas tienen el gozo de ver hecho realidad el sueño de ser mamá sin esfuerzos ni sacrificios, otras enfrentan la intensa y agotadora tarea de investigar y tener que tomar una decisión en cuanto a lo que van a hacer para poder quedar embarazadas.

La buena noticia es que en la actualidad, los avances de la medicina ofrecen la posibilidad de efectivos tratamientos de fertilidad que brindan una ayuda de esperanza para aquellas mujeres que les resulta difícil quedar embarazadas. Enfrentar la infertilidad, para toda mujer puede ser emocionalmente abrumador. Infinidad de preguntas, preocupaciones y miedos pueden ocupar su mente. Hay un gran desconocimiento asociado al tratamiento para la fertilidad que podría, o no, ayudarle. Hay mucho por aprender, por lo tanto es importante empaparse con toda la información posible antes de empezar.

La infertilidad es una afección que interfiere con el proceso reproductivo. Muchas mujeres se sorprenden cuando saben que aproximadamente una de cada seis mujeres es infértil. En la mayoría de los casos, la infertilidad es tratable con terapias convencionales como los medicamentos o la cirugía, aunque técnicas más nuevas, como la estimulación ovárica (que utiliza fármacos para la fertilidad) seguida de fertilización in Vitro (FIV) pueden incrementar las posibilidades de éxito.

La infertilidad se debe a factores femeninos en aproximadamente el 50 por ciento de los casos. Nadie puede predecir el resultado de un tratamiento para la fertilidad, pero es importante mantener una actitud positiva. Es el caso de Lucía Baeza de Chicago, Illinois, que después de intentar, sin resultados, quedar embarazada naturalmente por segunda vez, optó por someterse a un tratamiento de fertilidad. Primero tuvo que hacerse diferentes exámenes, y después en su caso, se la trató con medicamentos para la ovulación.

Sin embargo, algunas veces las terapias farmacológicas (se induce la ovulación con medicamentos) y las cirugías para la fertilidad no resuelven el problema, pero el especialista en ginecología y fertilidad, Dr. Pekka Soini, explica que hay otras opciones más avanzadas como las tecnologías de reproducción asistida (TRA). Si bien no hay garantías con los tratamientos contra la infertilidad avanzados, las tasas de éxito son alentadoras. De acuerdo con los Centros de Control Natal, en 2006 el nacimiento de bebés mediante la fertilización in Vitro (FIV) y la transferencia de gametos intratubárica (GIFT) resultó en un récor exitoso y alentador para muchas familias.

Cualquier tecnología avanzada de reproducción requiere un gran compromiso emocional, económico y físico. A veces, el proceso de FIV combinado con una terapia hormonal utilizada para madurar numerosos ovocitos e inducir la ovulación puede provocarle a la mujer altibajos emocionales. Los hombres también sufren mucho, ya que éste no es un problema de sólo uno, sino de ambos integrantes de la pareja.

Sin embargo, continúa el Dr. Soini, para quienes se mantienen firmes en la determinación de concebir, hay gran ayuda en diversos tratamientos, de los cuales los más populares y efectivos en la actualidad son los siguientes:

La Inseminación artificial consiste en la colocación artificial del semen en el interior del útero de la mujer para cumplir con lo siguiente:
· Asegurar la existencia de óvulos disponibles
· Acercar los espermatozoides al óvulo en el aparato genital femenino.
· Mejorar e incrementar el potencial de fertilidad de los espermatozoides.

La fertilización in Vitro consiste en la extracción de los óvulos y fecundación de los mismos en el laboratorio, con la posterior colocación de los embriones resultantes dentro de la cavidad uterina. Al igual que en el caso de la inseminación intrauterina, la mujer debe someterse a un tratamiento hormonal para estimular la ovulación.
· Primero se realiza la extracción de los óvulos por vía vaginal ( sedación profunda).
· El varón recoge una muestra de semen.
· Luego se realiza en el laboratorio la fecundación de los óvulos.
· Pasadas 48 horas se hace la transferencia intrauterina de los embriones.
· Si existen embriones sobrantes, se congelarán para otro ciclo si en este no se consigue gestación.

Transferencia de gametos en la trompa de Falopio (GIFT). Los óvulos son aspirados del ovario para luego ser enfrentados a los espermatozoides. Rápidamente son inyectados en la trompa de Falopio, donde se produce la fecundación.

Transferencia de embriones en la trompa de Falopio (ZIFT). Se procede de la misma forma que en el GIFT pero en este caso la fecundación es en el laboratorio y los embriones son inyectados posteriormente en la trompa de Falopio.

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides en óvulos (ICSI). Es similar al FIV pero aplicado a alteraciones masculinas. Los espermatozoides elegidos son inyectados uno a uno en los óvulos aspirados.

Otra buena noticia es que los resultados exitosos de estas técnicas rondan el 55 por ciento y esta cifra mejora día a día. Sin embargo, sí influye en esa tasa la edad de la mujer. Cuando se pasa la barrera de los 35, cada año se va reduciendo la probabilidad de éxito.

Danos tu opinión