No te sientas culpable por la pérdida del embarazo
La pérdida del bebé es algo extremadamente doloroso. Sin embargo, no sientas que podías haberlo evitado.

No te sientas culpable por la pérdida del embarazo

Más allá del dolor de perder al bebé durante el embarazo, muchas mujeres se sienten culpables o responsables. Creen que podrían haber hecho algo para evitar esa pérdida tan dolorosa. Repasan todo lo que hicieron, desde un viaje, a una comida que ingirieron, el tinte para el cabello que se colocaron antes de saber que estaban embarazadas. Sin embargo, la gran mayoría de los abortos espontáneos (causados por anormalidades en los cromosomas o por problemas médicos u hormonales) habría ocurrido a pesar de lo que hicieron las mujeres.

Cuando se pierde al bebé por segunda vez, puede indicar que hay una condición médica que puede causar la pérdida de otros bebés si el problema no es tratado. Comúnmente, las mujeres no son examinadas para averiguar por qué han perdido al bebé a menos que hayan sufrido tres abortos espontáneos, y un número creciente de médicos encuentra que eso es errado. Por ejemplo, las mujeres que pierden más de tres bebés pueden tener un desorden en el sistema inmunológico; sus cuerpos desarrollan anticuerpos que, en vez de proteger a la mujer de enfermedades, afectan al feto. Esta condición puede ser tratada con recetas médicas de aspirina o heparina que pueden bajar el nivel de anticuerpos. Ese es el mismo tratamiento cuando hay problemas de coágulos o trombosis en el embarazo. La detección temprana del problema podría salvar muchos embarazos. Y aun cuando la pérdida se haya debido a otra razón, muchas veces inevitable, a muchas parejas les sería más fácil intentarlo de nuevo si hubiesen entendido exactamente la razón de la pérdida. Los exámenes pueden mostrar la razón de la pérdida del bebé.

Tú tomas la decisión si deseas que el tejido sea examinado. También puedes pedir que te hagan otras pruebas, como un ultrasonido o ecografía para buscar anormalidades en el útero (como fibroides o fibromas) o un examen de sangre para chequear los problemas inmunológicos o de desequilibrios hormonales. Si continúas sufriendo abortos involuntarios y tu doctor no te ayuda, busca una segunda opinión.

Danos tu opinión